Por Robiel Vega

El hecho adquiere mayor relevancia cuando vemos que Ramírez es apenas el segundo pelotero importado en ingresar a dicho salón, luego del hawaiano Wally Yonamine, que fue el primer extranjero en jugar en la NPB después de la Segunda Guerra Mundial.

La carrera de Alex en Japón fue de 18 años, 13 como jugador y cinco como manager. Durante su etapa como jugador logró dos títulos jonroneros, cuatro de empujadas, dos MVP, ocho veces fue al Juego de las Estrellas y en cuatro oportunidades fue seleccionado en el equipo All Star.

Antes de su llegada a Japón en 2001, Ramírez tuvo participación en tres temporadas en Grandes Ligas con los Indios de Cleveland, entre 1998 y el 2000, acumulando 135 partidos, en los que dejó línea ofensiva de .259/.293/.437/.730 (AVE/OBP/ SLG/ OPS), con 12 jonrones y 48 empujadas.

Por su parte, en Japón es el único importado que ha disparado 2 mil o más imparables de por vida en el circuito nipón y en el segundo jugador más rápido en la historia en alcanzar esa cifra. Además es el único pelotero en la historia de la NPB en encadenar ocho temporadas consecutivas con 100 o más empujadas.

En total disparó 2017 hits, 328 dobles, 12 triples y 380 cuadrangulares, con 1272 empujadas y 866 anotadas, con línea de bateo de .301/.336/.523/.859 en 1744 juegos jugados.

Alex logró el 81,7% de las boletas para superar el mínimo requerido para ser admitido, que es del 75%. De esta manera, tras haber quedado tercero en la votación en los últimos dos años, concretó lo que era una deuda que tenía la NPB con su gran trayectoria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio