Emotiva ceremonia de homenaje a Hank Aaron tuvo a Snitker como protagonista (+ video)

October 30, 2021
En la ceremonia inaugural del regreso de la Serie Mundial a Atlanta luego de 22 años Bryan Snitker pudo abrazar a Billye Aaron y decirle sobre su amigo de toda la vida: “cuanto lo extraño”

Por Jesús Alaín Fernández

Conocí de Hank Aaron cuando apenas era un muchacho. Debajo de una foto en una vieja revista se leía “aunque su producción fue discreta es el que más jonrones ha conectado en la historia”. A su lado Sadaharu Oh parecía un samurái vigilante.

Cuando investigué un poco más entendí cual quería que fuera mi calificativo como profesional. El mismo “discreto” que Hank y su producción de jonrones. Me explico.

El slugger que jugó por 21 campañas con la franquicia de los Bravos (primero en Milwaukee y luego y definitivamente en Atlanta) pegó 40 o más jonrones en ocho temporadas. En tres de ellas lideró la Liga y en una las Mayores con su producción de cuadrangulares.

En el año 1967 conocido como el año de los lanzadores en la historia de la MLB Hank fue particularmente peligroso con sus rivales. Lideró la Liga Nacional en jonrones, en anotadas y su OPS fue de .943.

También te puede interesar:

Al final de sus 23 temporadas activo sumó 755 batazos de vuelta completa. Su promedio cada 162 juegos fue de 37 películas de rollo completo. ¿Extraordinario? Por supuesto, y si el 44 de los Bravos es sinónimo de discreción, entonces que esa discreción sea conmigo.

Por esto y por todo lo que Hank aportó a los Bravos durante toda su vida la ceremonia inicial del primer juego de Serie Mundial jugado en Atlanta después de 22 años se dedicó por completo a homenajearlo. Más allá del 44 que patrulla a diario la pradera central del Truist Park, el día 29 de octubre Hank estuvo por todos lados.

El lanzamiento de la primera bola estuvo a cargo de Hank Aaron Jr. y el actual MVP de la Liga Nacional y heredero de su legado Freddie Freeman fue el encargado de recibirla. Visiblemente emocionada Billye Aaron, su viuda, estuvo también sobre la grama. Como colofón de la ceremonia, en el punto más emotivo, recibió un abrazo de Brian Snitker, su amigo personal y quien consideraba a Hank sobre todas las cosas su mentor e inspiración.

En conferencia de prensa posterior al juego Brian, quien lleva en los Bravos 41 años y fue contratado en 1980 por Hank Aaron, habló sobre lo emocionante que fue dar un abrazo a Billye. Sus palabras se cortaron entonces, la respiración se agitó, los ojos se hicieron un mar y solo entonces pudo terminar.

“Pude decirle cuanto extraño a Hank”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba