Por Yendry Fabré / @FabreYendry

En el béisbol, como en el deporte, los árbitros juegan un papel muy importante. Pues son los encargados de hacer que las reglas se cumplan y que el juego sea más justo. En las Grandes Ligas muchos son los árbitros de experiencia y algunos siempre tienen algo de polémica en sus actuaciones.

Te puede interesar: DE EMERGENTE: Albert Pujols conectó GRAND SLAM y EMPATÓ con Hank Aaron y Babe Ruth

Este lunes en el Yankee Stadium sucedió una jugada inusual. En la parte baja de la tercera entrada el lanzador zurdo de Tampa,  Ryan Yarbrough lanza una curva ante Anthony Rizzo, lanzamiento que se queda adentro y golpea al jugador italo-americano. Increíblemente el árbitro de home DJ Reyburn, decretó que el bateador había tomado el pelotazo de forma intencional y lo mandó nuevamente a la caja de bateo.

Con ese deadball los del Bronx pondrían hombres en primera y segunda con un out, pero no fue así. Rizzo volvió  pararse a batear y el resultado fue un ponche que puso la entrada a punto de mate.

Acto seguido a esa entrada Tampa anotó su primera carrera del juego, el cual ganarían con pizarra final de 4×0. Este polémico juego significó la victoria número 61 para los Rays en la temporada y la derrota 44 para Yankees. Juego que pudo haber terminado con otro marcador si el pelotazo «que no fue» se hubiera decretado como tal. Así es el béisbol, tan bello como tan polémico, el Rey de los deportes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba