JOYA DEFENSIVA: Yunito QUITÓ EXTRABASE a Eddie Rosario

May 30, 2021
En la parte baja de la cuarta entrada, cuando el juego marchaba 3x0, Eddie Rosario elevó un lanzamiento de Ross Stripling hacia el jardín izquierdo. El menor de los Gurriel se desplazó varios metros en dirección de los colchones del “Progressive Field”

Por Franco Miguel Alvariño

La jornada de domingo en las Grandes Ligas de Béisbol (MLB por sus siglas en inglés) deparó una doble cartelera en el duelo entre los Blue Jays de Toronto y los Indios de Cleveland. El primero, que concluyó 4×1 favorable a los Canadienses, tuvo como colofón un espectacular fildeo de Lourdes Gurriel Jr.

Jugar en el mejor béisbol del mundo requiere de salir cada día a los terrenos de la Gran Carpa y dejar la mejor impresión. Algunos días son mejores que otros, pero lo importante es aportar a la victoria del equipo que represente, dígase con un jonrón o fildeo contra los muros.

“Yunito”, quien conoce a la perfección cómo funcionan las Mayores, en cada jugada que tiene se juega el físico para intentar atrapar los batazos más difíciles. Así lo hizo en la tarde de este domingo en el juego frente a los Indios, cuando parecía que la bola lo superaba y se convertía en doble el batazo.

En la parte baja de la cuarta entrada, cuando el juego marchaba 3×0, Eddie Rosario elevó un lanzamiento de Ross Stripling hacia el jardín izquierdo. El menor de los Gurriel se desplazó varios metros en dirección  de los colchones del “Progressive  Field”.

 En el momento que la esférica amenazaba con chocar contra las cercas, Lourdes dio un salto “felino” y, tras estirar su mano enguantada, quedando totalmente suspendido en el aire, consiguió el fildeo de la tarde.

El patrullero de Toronto no pudo cumplir de igual forma a la ofensiva, en tres visitas al rectángulo de bateo no logó conectar indiscutibles y dejó dos compañeros en circulación. Con su actuación en la tarde dominical, su frecuencias ofensivas descendieron y quedaron en .253/.269/.374 AVE/OBP/SLU.

Ahora disfrute de la joya defensiva de Lourdes Gurriel Jr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba