Por Álex Fernández Fernández

El baseball, un deporte hermoso que cada día gana adeptos, es una fuente para el espectáculo, y por consiguiente, un negocio comercial expandido a más. En la MLB los resultados competitivos en lo meramente atlético van de la mano del marketing y el éxito de las ventas.

Una de las franquicias que ha estado a la sombra en esta materia, de los Dodgers y los Gigantes, en su División de la Nacional, San Diego, va a tener que rectificar sus cuentas luego de los lamentables sucesos con una de sus súper estrellas: “El Niño” Tatis Jr.

Ahora los Padres en sus estrategias comerciales tendrán que hacer cambios llamativos, que incluyen el bobblehead alegórico al short stop de Quisqueya.

La organización buscó la fórmula perfecta con su nueva perla: Juan Soto, que viene embalado con la venta de camisetas y demás, después de haber ganado hace par de años la Serie Mundial con Washington, además del reciente Derby de jonrones.

“Los primeros 35,000 fanáticos que accedan al Petco Park ese día al partido frente a los Arizona Diamondbacks recibirán una camiseta de Juan Soto alegórica a los uniformes ‘City Connect’ utilizados por los Padres durante esta temporada”, atestigua la publicación.

Evidentemente el viejo axioma de a “rey muerto, rey puesto” resulta la clave en este negocio, donde si ganas el Campeonato bien, pero sí quedas líder en ventas y publicidad…pues mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba