Kendrys Morales, los Reales de Kansas City y una histórica Serie Mundial

Cuando el cubano llegó pocos esperaban que pudiera establecerse, luego de salir de los Angelinos, tuvo intermitencias al recalar en Seattle, Toronto, Minnesota y luego volver a Seattle

Cuando el cubano llegó pocos esperaban que pudiera establecerse, luego de salir de los Angelinos, tuvo intermitencias al recalar en Seattle, Toronto, Minnesota y luego volver a Seattle.
Cuando el cubano llegó pocos esperaban que pudiera establecerse, luego de salir de los Angelinos, tuvo intermitencias al recalar en Seattle, Toronto, Minnesota y luego volver a Seattle (web screen shot)

Por Alexander García

   Cinco años atrás, el béisbol parecía imponer un nuevo modo de hacer las cosas; Ned Yost y los Kansas City Royals ganaban la Serie Mundial ante los Mets de Nueva York, unos clamaban al cielo, otros imploraban por temor a esa realidad que emergía.

   En medio de este panorama, una figura se movía como entre bambalinas; Kendrys Morales, ya para entonces con nueve años en la MLB, una buena hoja de servicios y solo necesitaba la corona para catapultarse de a todas en el estrellato.

   Una vez más, cuando de historia y béisbol se trata, Cuba dice presente…

   En el comienzo nadie contaba con ellos para llegar al wild card, ya en los comodines menos se pensaba que pudieran ganarle a los Atléticos de Oakland pero sí, se impusieron contra todos los pronósticos y avanzaron hasta la instancia final.

   Luego de caer ante los Gigantes de San Francisco en 2014, Yost a pesar de las críticas, patentizó aún más su visión poco ortodoxa del juego; robos de base en los finales de partido para forzar una carrera, toque de bola con un out para jugársela con un bateador, abridores hasta el quinto inning, movimientos de bullpen inesperado. Lo cierto es que una nueva visión, irracional para muchos, comenzaba a marcar pauta en las Grandes Ligas.

Comienza la acción…

   En 2015, los Reales demostraron desde el comienzo de la temporada que no era una casualidad lo acontecido un año antes y solventaron sin problemas la etapa clasificatoria para luego imponer su jerarquía en postemporada; Alex Gordon, Lorenzo Cain, Alcides Escobar, Salvador Peréz, Kelvin Herrera, Web Davies, Greg Holland, fueron los nombres que trazaron el camino. Nadie esperaba que un equipo así llegara a ser tan determinante en esos dos años, menos aún que ganara la Serie Mundial. Unos los comparaban con los Vigilantes de Texas de 2010 y 2011 pero no, los chicos de Ned Yost fueron a más y Kendrys Morales estaba ahí.

   Cuando el cubano llegó pocos esperaban que pudiera establecerse, luego de salir de los Angelinos, tuvo intermitencias al recalar en Seattle, Toronto, Minnesota y luego volver a Seattle; todo parecía un pandemonio para el criollo. Su regreso era una incógnita pero, entró en ese 2015 como bateador designado y no pudo ser mejor, incluso terminó con el Bate de Plata en la Liga Americana: bateó para 290, con 22 jonrones y 106 impulsadas; tal como registra Baseball- Reference… Otra vez estaba listo para brillar y lucir a lo grande.

   Si Kendrys quedó a deber en los cinco juegos de la Serie Mundial, con solo 2 hits en 10 turnos oficiales, si se mira así, desde esa perspectiva el asunto queda como mera formalidad, pues el trabajo ya se había realizado, el hombre añadió la cereza al pastel y volvió a creer, todos volvimos a creer.

   Hace cinco años el béisbol, una vez más nos hizo la vida mejor y para gozo de los aficionados en Cuba, Kendrys Morales, un ídolo de multitudes puso bien alto el nombre de la Isla.

Licencia de Creative Commons Este obra cuyo autor es https://swingcompleto.com/ está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*