Por Yasel Porto

Solo un iluso podría negar que el béisbol cubano de hoy está lleno de dificultades, muchas de las cuales se reflejan en la Serie Nacional y el equipo nacional con el componente migratorio como uno de los más acuciantes.

Pero en esta isla caribeña hay algo que sigue siendo muy sólido y que sin dudas es lo mejor que tiene el llamado deporte nacional, lo que impide que la palabra crisis pueda ser usada de forma general.

Hablo del talento natural que queda evidenciado no tanto por la cantidad de niños que destacan por sus condiciones y resultados en sus categorías, sino por lo que sucede años después cuando vemos a muchos de ellos contratados por los mejores clubes del mundo. Y varios de ellos logran el objetivo principal de llegar y triunfar por un tiempo en los niveles más importantes.

Los protagonistas de la foto de portada hoy son parte del grupo de esos que ilusionan de cara al futuro por lo que han hecho y hacen, tanto sus resultados como las condiciones que evidencian en el área que menos éxito le ha dejado a Cuba en la pelota profesional de primer rango, como es el caso del pitcheo.

Recientemente el conocido periodista deportivo Pavel Otero estuvo en Santa Clara y quedó impresionado por estos tres niños, y así lo dejó plasmado en su página oficial de facebook. Y más allá de su talento, ahora ellos tendrán una gran responsabilidad dentro de muy poco tiempo de la cual muchos estarán pendientes por lo que significa incluso para todo un país.

«Estos son los tres principales pitchers que tiene Santa Clara para representar a Cuba en el Torneo del Caribe de las Pequeñas Ligas. Sus nombres: William Álvarez, Elvis Herrera y Christian Aguilera (z). Los tres tiran 70 millas, que es como tirar 95 en los adultos», escribió Otero en su muro luego de un extenso recorrido por el centro de la Isla que sirvio para acercarse a lugares, torneos y figuras (entrenadores, activistas y jugadores de distintas edades) que mantienen vivo el beisbol cubano.

El evento se celebrará el próximo mes de junio en Punta Cana, República Dominicana, y el mismo será una nueva oportunidad para el béisbol cubano de debutar en la famosa Serie Mundial de las Pequeñas Ligas que cada mes de agosto se celebra en Williamsport, Estados Unidos.

Elvis Herrera fue el más valioso de la final nacional en Bayamo

«Los tres tienen muchísimo talento, y han tenido un año excelente que los tiene casi en igualdad de condiciones en cuanto a su nivel. Elvis fue el más importante en la final en Bayamo con ese tremendo pitcheo después que nos empataron. Ese día ponchó a seis y para colmo también es un gran bateador. En esa final dio tres jonrones, dos dobletes y terminó en total 5-5».

Pero este miembro del conjunto que prefirió que su nombre permaneciera anónimo, recalcó que William y Christian también merecen ser reconocidos a la parte. «No solo tienen tremenda velocidad y dominio, sino que Christian para ser zurdo tiene un control buenísimo. Sin ellos no hubiéramos podido lograr el campeonato y clasificar a Dominicana».

Igualmente este entrenador insistió que hay jugadores de posición que pudieran convertirse en figuras de impacto en el futuro. Son los casos, entre otros, de Andy Sarduy Jr. y Jean Cárdenas, quienes sobresalieron en la competencia nacional concluida en abril.

Ahora todo el grupo, que ha entrenado en el estadio Augusto César Sandino y el Sandinito, tendrá una nueva prueba de fuego en tierras quisqueyanas donde solo el campeón tendrá derecho de sacar boleto para la tradicional final en Estados Unidos. Desde 2023 Cuba tendría el derecho de asistir de forma directa al concluir su certamen doméstico.

Vale recordar que a diferencia de otros torneos, el reglamento de las Pequeñas Ligas no es a nivel de selecciones nacionales sino de los equipo municipales. No está permitido adiciones al roster más allá de los que participaron en el evento original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba