Los 4 peloteros que regresan a Industriales, con 4 historias muy distintas

Con la posición de torpedero cubierta, los jardines rebosados de materia prima, y la incorporación de hombres de experiencia y fuerza al bate, este conjunto Azul puede deparar sorpresas

Con la posición de torpedero cubierta, los jardines rebosados de materia prima, y la incorporación de hombres de experiencia y fuerza al bate, este conjunto Azul puede deparar sorpresas
Con la posición de torpedero cubierta, los jardines rebosados de materia prima, y la incorporación de hombres de experiencia y fuerza al bate, este conjunto Azul puede deparar sorpresas (Foto: Boris Luis Cabrera)

Por Boris Luis Cabrera

Cuatro nombres resaltan en la nómina de la preselección de Industriales que desde hace unas semanas se prepara para la venidera Serie Nacional a comenzar en el mes de agosto.

Cuatro hombres que han regresado por sus fueros a vestirse de nuevo con la chamarreta azul de las letras góticas en el pecho.

Uno, recuperado en su totalidad de una Cirugía Tommy John que lo alejó de los terrenos en la pasada campaña, otro de vuelta al país luego de un largo periplo infructuoso por tierras dominicanas, y otros dos arribando a la capital llenos de glorias después de hacer carrera con los cazadores de Artemisa en las últimas dos series nacionales.

Hablamos de Jorge Luis Barcelán, Lisbán Correa, Dayron Blanco, y el plato fuerte: Jorge Enrique Alomá.

“El Torito” Barcelán, ya con diez series nacionales en su currículo y solo dos jugadas con los Industriales, demostró su madurez deportiva en la serie 57 produciendo con el madero para 335 de average, con seis cuadrangulares y 34 carreras remolcadas y desde ya es un fuerte contendiente a ocupar la tercera almohadilla del conjunto en amigable pugna con el prospecto Andrés Hernández, aunque puede desempeñarse también en los jardines.

Correa, salió de Cuba en 2015 y vivió el calvario de muchos jóvenes que en su afán de jugar en el béisbol profesional caen en manos inescrupulosas, regresando este año al país tras una amarga aventura que necesitaría de un capítulo aparte. Con 33 años y una tremenda fuerza al bate, el mentor Rey Vicente Anglada le ha abierto las puertas de la preselección para que peleé por un puesto y hasta ahora, según fuentes dentro del elenco, se lo está ganando con creces batallando por el primer cojín.

Dayron Blanco, oriundo del municipio de Diez de Octubre, tuvo que emigrar a la vecina Artemisa para poder demostrar sus dotes.

Allí, en la pasada campaña promedió para 342, lideró los triples con seis y las anotadas con 45 en igual número de partidos, y al fin llamó la atención de los directivos capitalinos que lo solicitaron con urgencia.

Su rapidez, buen contacto, y su agresividad en el terreno de juego, serán sin dudas muy necesarias para la escuadra azul.

Por último, el retorno de Jorge Enrique Alomá concluye una larga novela llena de especulaciones.

El muchacho, varias veces relegado a un segundo plano con los Leones, explotó vistiendo la franela de los cazadores y se convirtió en el jugador más valioso de la pasada serie, siendo un baluarte como refuerzo de los Leñadores tuneros que mucho le tienen que agradecer por la conquista de su primer campeonato en la historia de las series nacionales.

Alomá es ahora integrante de la preselección nacional que se prepara para los próximos Juegos Panamericanos y forma parte del equipo que por estos días anda por tierras canadienses en el marco de la Liga Can-Am.

Con la posición de torpedero cubierta, los jardines rebosados de materia prima, y la incorporación de hombres de experiencia y fuerza al bate, este conjunto puede deparar sorpresas.

Nos vemos en el estadio.

2 Comments

  1. Precisamente por comentarios como los vuestros, entre otras cosas, es q a Industriales se le considera el buque insignia d nuestra pelota, pq NINGUN otro equipo tiene tantos seguidores como detractores, q dicho sea d paso, tiene mas q ver con la real parcializacion d algunos periodistas y narradores q con la calidad humana d sus peloteros, lo q he podido constatar en innumerables ocasiones en el trato con el pueblo, q al final los quiere y admira

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*