Por Julio C. Garza

Sus Inicios

Vargas debutó en las Series Nacionales de Cuba en la temporada 2014-15 con el equipo Industriales. Su debut, con sólo 14 años, fue muy promocionado por los medios y esperado por la afición. Sin embargo, su rendimiento no estuvo al nivel de las expectativas, ya que solo compiló una línea ofensiva de .115/.148/.154 en 27 comparecencias al bate y con apenas un doble como extrabase. Esto provocó que muchos escépticos atribuyeran que su llegada al equipo fue por puro nepotismo, ya que su padre por aquel entonces era el mánager de los Azules.

Pero el rendimiento y el potencial muchas veces no van de la mano. Tomando en cuenta la calidad del padre quien, al retirarse, ostentaba el récord de más hits para un pelotero de la capital, cabía esperar que el techo del hijo estuviera bastante alto. Quizás el debut había sido demasiado anticipado y el muchacho aún no estaba listo para enfrentar un nivel de pitcheo que, todavía en esa época, no estaba tan diezmado como en la actualidad.

La Transición

En noviembre de 2015 se anunciaba por la prensa que Lázaro y Miguel Antonio Vargas llegaban a Miami, así el muchacho de 16 años estaba dando el paso correcto para alcanzar su sueño de jugar en las Grandes Ligas. Al no contar con 25 años de edad ni haber jugado al menos 6 temporadas de SNB, Vargas no cumplía los criterios para ser considerado atleta profesional según las reglas especiales de MLB para Cuba y, por lo tanto, no podría aspirar a un gran contrato.

En su caso, debía legalizar su status y someterse a los trámites de la Agencia Libre Internacional Amateur, para ser elegible en el próximo período de contrataciones que comenzaría en el mes de julio de 2016. Sin embargo, su sueño demoraría más en concretarse, y no fue hasta septiembre de 2017 que logró firmar un contrato por $300 000 USD con Los Angeles Dodgers. De esta forma comenzaba Miguel Antonio su carrera profesional.

Ligas Menores

Desde que Vargas debutara en el béisbol profesional en 2018, dio muestras del gran talento ofensivo que posee. En las 4 temporadas que ha disputado a los diferentes niveles, siempre ha tenido un rendimiento por encima del promedio[1] de la Liga:

AñoNivelABH2B3BHRSBCSAVEOBPSLGOPS
2018Rookie & A20066153271.330.404.465.869
2019A & A+4911513837134.308.380.440.820
2020No se jugó Ligas Menores debido a la Pandemia de COVID-19
2021A+ & AA48315427223111.319.380.526.906
2022AAA331982041393.296.384.499.883

Como muestran los números, su gran explosión ofensiva apareció a partir de 2021. En las dos últimas temporadas Miguel Antonio ha estado literalmente “descosiendo” la pelota.

Incluso sus “splits” son muy buenos frente a todos los lanzadores, aunque el daño es mucho mayor cuando enfrenta a los zurdos:

AñoSplitABH2B3BHRAVEOBPSLGOPS
2021/2022Pitcher D61918333331.296.367.509.876
2021/2022Pitcher Z195691435.354.428.533.961

En las Ligas Menores, Vargas ha jugado principalmente la tercera base y esporádicamente en otras posiciones del infield como 2B y 1B. Sus estadísticas defensivas tradicionales (las métricas avanzadas sólo están disponibles para MLB) están al nivel del resto de la Liga, lo que permite asumir que en MLB su rendimiento sería similar al de un jugador promedio.

Sin embargo, a partir de esta temporada, también ha incursionado en el jardín izquierdo en un intento de aumentar su versatilidad y dotarlo de un perfil más amplio y mejores posibilidades de ascender a MLB.

¿El Salto Definitivo?

Al comenzar la temporada 2022, Miguel Antonio Vargas estaba considerado el prospecto #94 por la MLB (#5 dentro de la organización de los Dodgers), el #40 de Baseball America y el #36 de Baseball Prospectus. Sin embargo, aun cuando en el equipo grande ha habido varios jugadores lesionados, con bajo rendimiento o con la introducción del Bateador Designado; Vargas no ha logrado que lo llamen al Roster de 40.

Y es que el principal motivo de esta decisión es la profundidad de la plantilla de los Dodgers, un equipo que en los últimos 9 años ha clasificado de forma consecutiva a postemporada (incluyendo 3 apariciones en Series Mundiales), mejorando su roster continuamente.

En los dos últimos años han adquirido a jugadores de gran calibre como Mookie Betts, Trea Turner y Freddie Freeman, incluso al finalizar 2021 se dieron el lujo de no renovar el contrato de Corey Seager (MVP de la Serie de Campeonato y la Serie Mundial de 2020) para poder abrir un espacio en la alineación regular a la promesa Gavin Lux.

Los 8 jugadores con mayor tiempo de juego de los Dodgers en 2022 acumulan colectivamente 3 MVP, 8 premios Bates de Plata y 18 asistencias a Juegos de las Estrellas. Todos son jugadores con una sólida carrera deportiva y probada calidad al máximo nivel.

En esta temporada de MLB, el equipo marcha primero en OPS, segundo en WAR[2] y cuarto en WAR ofensivo; aunque es válido destacar que la posición de menos prestaciones ha sido precisamente la antesala, defendida principalmente por el veterano Justin Turner.

Como si fuera poco, tienen varios jugadores que pueden desempeñarse con fluidez en varias posiciones del cuadro (Max Muncy, Lux y Edwin Ríos) e incluso con utilitys multiposicionales como Chris Taylor, Eddy Álvarez y Zach McKinstry.

Todas estas circunstancias han impedido que se produzca el llamado a MLB de Vargas, situación que se torna bastante similar a la de Yusniel Díaz años atrás.

Yusniel “el Yupi” Díaz fue compañero de equipo de Vargas en la SNB 2014-15 con Industriales (donde debió ganar el premio al Novato del Año) y salió de Cuba para firmar un contrato con los Dodgers en noviembre de 2015. Díaz también vio frenado su ascenso al máximo equipo durante años, hasta que la Gerencia de los Dodgers optó por utilizarlo como principal ficha de cambio por Manny Machado en 2018 y fue enviado a los Orioles.

Este aparenta ser el escenario más posible para Vargas, ser incluido en un canje cerca de la fecha límite de cambios, para adquirir alguna pieza de mayor calibre que pueda ayudar en postemporada. De concretarse esta opción, sus posibilidades de llegar a MLB este mismo año dependerían del equipo al que fuera cambiado. Lo más probable es que llegue a un roster con menor calidad, lo cual aceleraría bastante su acceso a las Grandes Ligas (sin embargo, la misma historia de Yusniel Díaz es un ejemplo de que no siempre sucede así).

De mantenerse en los Dodgers es muy probable que no logre debutar esta temporada y sus mejores opciones estarían cifradas en mantenerse saludable, produciendo al mismo nivel y esperar a tener un buen Spring Training en 2023.

En menos de un mes sabremos la respuesta.

Notas:

[1]: Las estadísticas de la temporada actual están compiladas hasta el 16 de julio de 2022.

[2]: La versión de WAR que se emplea en el artículo es la calculada por https://www.baseball-reference.com/

3 comentarios en “Miguel Vargas: La desventura de firmar en una gran franquicia de MLB”

  1. Excelente. Qué trabajo más bien hecho. Muy ilustrativo y centrado en las posibilidades del atleta. Mis felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio