Por José Alejandro Rodríguez Zas

Hoy les traigo otra historia rescatada de las redes sociales, específicamente del perfil de Facebook del usuario Yani Bloqueado, quien relató en algunos párrafos la situación actual que vive Roberto Jiménez, más conocido como «Misifú», dentro y fuera de los terrenos de beisbol.

Te puede interesar: Capitán de Serie Nacional EN DUDA, tras NEGATIVA para reparar su casa

El ya veterano hombre de mil y una batallas, quien por más de 30 años se desempeñó como cargabates del conjunto de Villa Clara en la Serie Nacional de la pelota cubana, está pasando por una difícil situación actualmente, sufriendo del clásico olvido que suele tener el movimiento deportivo cubano con gran parte de sus protagonistas.

Sobre las manos y los hombros de este señor, gigante de corazón y de alma, descansaron los bates de unos Leopardos-Azucareros-Naranjas que ganaron campeonatos, conectaron enormes cuadrangulares, dieron «un palo» oportuno a la hora cero y también, de su inteligencia y suspicacia, se pudo «robar» alguna que otra seña al equipo rival, en más de una ocasión.

Pero que sea el propio aficionado el que cuente la historia actual del ¿ya olvidado e «inservible»? «Misifú, desde su propia perspectiva…

Te puede interesar: «No hice equipo Cuba a la Olimpiada por sospecha de desertor”, confesó destacado pelotero santiaguero

«Saliendo del trabajo en la mañana, camino a desayunar siempre lo veo, se le ve allí, frente a una dulcería cerca del parque Vidal de Santa Clara, vendiendo cajas de cartón. Siempre lo saludo, por el simple privilegio de abrazar a la historia y escucho anécdotas de béisbol salidas de su boca. A veces, cuando puedo, le regaló un dinerito…»

«Él sigue allí a diario, buscándose la vida. Sí, él mismo es, el que vio pasar generaciones de peloteros Villaclareños, desde Víctor Mesa hasta Leonys Martín… !!! 34 años dice!!!… (Y no tengo nada)… Con los ojos aguados y su cara de tristeza, el responsable del apodo de Borrero, «Remolca remolcador» decía… el Misi de Santa Clara, el gran Misifú para los aficionados del béisbol de Villa Clara, yace allí día a día, olvidado por el gobierno y el partido de la provincia, como si 34 años dedicados al deporte fueran dos días…»

Te puede interesar: ALTO Y CLARO: Ni teléfono ni casa, pelotero cubano ABANDONÓ equipo y CULPÓ a las autoridades

«Se le ve cansado, triste. En cambio, cuando llega alguien como yo a pedirle una anécdota, se llena de vida, se le ve diferente y se remonta al terreno de pelota que tantos bates lo vio limpiar, tantas señas lo vio dar…»

«El día que me quitaron el béisbol, me quitaron una parte de mi vida»…»Y nunca puede dejar de escapar una lágrima… Y es que es así, la pasión se lleva dentro, como lleva dentro el Misi miles de recuerdos que palpitan muy latentes en su mente, en su historia y corazón».

Te puede interesar: ÚLTIMO MINUTO: DESAPARECIÓ Yunior Tur, confirmaron fuentes

Triste historia de otro «soldado del beisbol cubano» olvidado por el tiempo, tirado a un lado del camino, como objeto ya inservible, parte de un pasado glorioso que ya no volverá y un presente más incierto que el mismo futuro.

25 comentarios en “OLVIDADO: «34 años y no tengo nada, me quitaron parte de mi vida»”

  1. En el capitalismo nadie tiene que ayudar a nadie, cada cual en su periodo laboral concentra riquezas para vivir dignamente cuando llega la hora del retiro y punto. Quien no lo hace o lo hace bien mal como Oscar Macías y millones más, les espera pobreza y mendigar ayudas. Al contrario, el comunismo impide el desarrollo y te destina a vivir en la miseria que claro está, se va incrementando a medida en que avanzamos en edad. Como los estados comunistas impiden al ser humano a ser libres y prósperos entonces son los responsables de la manutención de esos cientos de millones de miserables que tienen en sus países. Esta es la gran diferencia entre el capitalismo y el comunismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba