Por Dency Milán

La División Central de la Liga Americana se está volviendo más competitiva. En el reciente mercado los integrantes de esta División se han vuelto más competitivos, sobre todos los Tigres de Detroit con sus fichajes de Eduardo Rodríguez, Javy Báez, y aún queda mercado de Grandes Ligas para mejorar todos los equipos.

Sin embargo el tema que nos trae de referencia son los Chicago White Sox, donde milita parte de lo más destacado de la armada cubana.  Con José Dariel “Pito” Abreu a la cabeza, pero muy cerca de él sus compatriotas, Yasmani Grandal, Luis Robert Moiran y Yoan Moncada, es sobre el cuerpo de lanzadores que le pudiera ayudar que estos cubanos puedan estar en una Serie Mundial.

Podemos afirmar que los Medias Blancas, han perdido un abridor consistente como el cubanoamericano Carlos Rodón, que el club dijo no a la opción sobre él y fue directo a la agencia libre. Con esa decisión quedó como único lanzador abridor de la mano siniestra Dallas Keuchel, quien fue firmado por los White Sox en 2019 por un contrato de 55 millones de dólares y tres años de servicio.

Keuchel fue muy bueno para los “patiblancos” en la temporada 2020, trabajando más de 63 entradas completas, con una efectividad de 1,99, con balance de 6-2. Sin embargo esa temporada acortada no era el medidor para Dallas, pues en 2021 arranco también con buen paso, pero luego del Juego de Estrellas su rendimiento cayó al abismo, terminando con 9-9, 5,28 de efectividad (más alta de su carrera, tras el 5,27 de su debut en Grandes Ligas), permitiendo una tasa alta de jonrones (1,4 por cada nueve entradas), segunda más alta de su carrera (1,5 en su debut en 2012), además de su menor tasas de ponches por juego, fijada en 5,3, segunda más baja tras su debut en 2012 (4,0), Si bien en 2021 Dallas fue un devorador de entradas con 162 entradas, sus rendimientos finales lo llevaron a no tener oportunidad en la rotación abridora en postemporada.

Cumpliendo sus 34 años de edad hoy día 1 de enero de 2022, el zurdo de Tulsa (Oklahoma), pareciera que está en su fin de su carrera, pues está demostrando los mismos números que en su debut, en renglones que hablan de un lanzador que pierde dominio. Dallas es un lanzador que al ser devorador de entradas, su tasa alta de rodados lo hacía ver un lanzador dominante, pero con los porciento de jonrones subiendo, no crea que sea un lanzador que ocupe un puesto destacado en la rotación de los White Sox. Donde hombres como Lance Lynn, Lucas Giolito, Dylan Cease y Michael Kopech (La Russa ya dijo que será movido a los abridores) llevaran la voz cantante. Sin embargo, Dallas puede ocupar el lugar del quinto en la rotación, ya que lanzadores como Jimmy Lambert, Reynaldo López tienen poca experiencia en Grandes Ligas como abridores.

 Ahora llegamos al punto donde, si los CubanSox necesitan premiar a esta generación de jugadores estelares, el cuerpo de lanzadores se debe mostrar hermético, y los puntos más bajos fueron Dallas y el adquirido en la fecha límite de cambio Craig Kimbrel. Ambos jugadores pudieran ser parte de fichas de cambio, para obtener una segunda base que redondee el infielder “patiblanco”, luego de dejar en libertad a César Hernandez, que arribó procedente de los Indios de Cleveland en la fecha límite de cambio, y no pudo cumplir, incluso perdiendo el puesto ante Leury García.

Pero la gran preocupación de los Medias Blancas es su presupuesto general, que ha topado el punto más alto con una proyección de más de 190 millones para el día inaugural de 2022. Por lo que los 18 millones de Dallas y los más de 16 millones de Kimbrel en salario pudiera ser un alivio para su nómina, pero el gran problema es quien se quiere hacer cargo de estos salarios para 2022, ante jugadores que ahora mismo pueden no garantizar su rendimiento top.

Si bien Dallas Keuchel puede llegar a cumplir las entradas que le exige su contrato, y llegar incluso a la opción de 2023 con los White Sox, eso no garantiza un buen resultado para el club que necesita un abridor que garantice entradas, pero con buenos resultados y una presencia estable en toda la temporada.

Con un año garantizado restante de su contrato, tiene sentido que los Medias Blancas consideren cambiarlo por un par de razones. Primero, está su efectividad disminuida, como lo ilustran las tasas de ponches decrecientes. Es posible que pueda cambiar las cosas, lo que significa que tendría que oponerse a las tendencias tradicionales del envejecimiento para lograrlo.

Quizás los Medias Blancas podrían endulzar el bote para el equipo en el otro extremo del trato al incluir uno o dos prospectos, pero el problema es que su granja no está en muy buena forma, al menos según Baseball América, quien clasificó su sistema de último en la liga en su Clasificación de Talentos de la Organización más reciente.

Quizás el mejor movimiento para los Medias Blancas es mantenerse firme con Keuchel y esperar que tenga una campaña de recuperación. Su rotación de cinco titulares parece ser sólida, incluso si el club encuentra el dinero para agregar otro titular, es posible que necesite la ayuda de Keuchel para pasar la temporada en una Central de la Liga Americana que se está volviendo más competitiva.

La opción está clara asumir a Dallas Keuchel y que tenga una mejoría en el 2021, con la tendencia de bajar su rendimiento en su carrera, usarlo como un paquete para obtener un buen segunda base. O librarse de una buena cantidad de salario. ¿Usted qué haría si tuviera que tomar esa decisión? Lo cierto es que ya los White Sox necesitan una presencia sólida en la postemporada y avanzar más allá de la Serie Divisional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba