Por Robiel Vega

El espirituano entró a trabajar en la séptima entrada y se mantuvo durante dos episodios, en los cuales utilizó 22 envíos, ponchó a uno, regaló un boleto, le conectaron un hit y le fabricaron una anotación.

Álvarez entró con desventaja de 4×0, logró retirar sin mayores dificultades el llamado «lucky seven», pero cuando se equipo descontó una en la alta de la octava, no pudo mantener ese margen y los Faiting Dogs le marcaron la quinta y definitiva carrera del encuentro.

El espirituano sumó su sexta salida al montículo y su tercera en rol de relevo. En total ha trabajado durante 18 episodios, en los cuales ha ponchado a 18 bateadores (9.00 K/9), ha regalado sólo cinco boletos y exhibe un PCL general de 2.50, aunque hay que señalar que en esta etapa las estadísticas no se unen a la de la fase anterior.

Esta Liga Independiente es una excelente plataforma para peloteros que buscan un contrato con alguna organización de la NPB, por lo que podríamos estar viendo el primer peldaño de una futura carrera profesional para el principal abridor de Industriales en la pasada Serie Nacional 61.

Precisamente durante ese evento, Álvarez terminó con balance de 11 victorias y tres derrotas, siendo uno de los protagonistas de la clasificación de los Industriales para la postemporada. Trabajó durante 105.2 entradas, ponchó a 47 y terminó con efectividad de 2.90.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba