Por Jesús Pérez Vichot

Las series del Subway siempre son atractivas. Los juegos que enfrentan a ambas franquicias de la ciudad de New York se juegan con mucha pasión y rivalidad. Este lunes los Yankees se llevaron la victoria 4×2 ante los Mets en el Yankee Stadium. Pero no sin antes darse varias situaciones interesantes durante el encuentro.

Resulta que el primer bateador que enfrentó el diestro Domingo Germán en el choque fue víctima de un pelotazo. El lanzador dominicano tenía al jardinero central y hombre proa de los visitantes, Brandon Nimmo, en conteo de dos strikes sin bolas. Pero le lanzó una curva a 84.2 mph que golpeó al bateador zurdo en su tobillo derecho. Aunque embasó al primer bateador rival, Germán no permitió carreras en la entrada.

Lo más significante y dudoso llegó en la parte baja de ese primer capítulo cuando el estelar pitcher derecho de los Mets, Max Scherzer, también le propinó un deadball al primer bateador que enfrentó ….¿desquite? Después de tener al jardinero izquierdo Andrew Benintendi en cuenta pareja de un strike y una bola, «Mad Max» lo golpeó en su pierna derecha con un cutter a 89.9 mph. Benintendi intentó quitarse el envío de encima, pero sin éxito. En este caso la víctima sí anotó carrera, llegó a la antesala con un sencillo de Anthony Rizzo y luego anotó por un elevado de sacrificio de DJ LeMahieu.

A la postre Germán se llevó la victoria (2-2, 3.89) y Scherzer la derrota (9-3, 2.33). El pelotazo propinado por el abridor de los Mets es muy probable que fuera de manera intencional, teniendo en cuenta que Scherzer se caracteriza por ser un pitcher temperamental y propenso a dar muchos pelotazos. Este fue el deadball número 106 que otorga en su carrera. En 2018 lideró la Liga Nacional en este departamento al golpear a 12 bateadores rivales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba