ENORME PALIZA: Shohei Ohtani y Japón HUMILLARON a Korea en el Clásico Mundial

Sigue la fiesta en el V Clásico Mundial de Béisbol y en esta oportunidad se enfrentaban la favorita Japón contra su similar de Korea.

El encuentro perteneciente al Clásico Mundial se mantuvo en una relativa paz hasta el tercer episodio.

Por Korea abriría Baekho Kang con doble para que luego Euiji Yang tras un lanzamiento en slider a 84 mph conectara la bola a 103 mph y con un ángulo de 32 grados de inclinación para mandarla a 372 pies y así convertirla en un potente cuadrangular de dos carreras.

Acto seguido Jung Hoo Lee conectaría rodado de hit al jardín izquierdo para remolcar a su compañero Ha-Seong Kim quien se había embasado anteriormente. El juego para entonces tenía marcador de 3×0 favorable a los koreanos.

La reacción de Japón sería inmediata. Boletos consecutivos de Sosuke Genda y Yuhei Nakamura para que tras sencillo de Lars Nootbaar llegara la primera carrera nipona.

Doble de Kensuke Kondoh, boleto intencional a Shohei Ohtani y sencillo de Masataka Yoshida fue suficiente para voltear el compromiso y que Japón ya venciera a Korea con marcador parcial de 4×3.

Después de siete lanzamientos y de alcanzar la cuenta máxima el lanzador de Korea dejó un cambio a 78 mph en la zona de poder de Kensuke Kondoh, ese error se convirtió en un jonrón de 350 pies que aterrizó en lo más profundo de los jardines y en la quinta carrera de Japón.

Un potente doble de Shohei Ohtani, rodado de Munetaka Murakami y fly de sacrificio de Masataka Yoshida fue lo que hizo falta para que la ventaja sea de tres carreras, específicamente de 6×3.

El toma y dame continuó en la alta del sexto cuando Kunwoo Park conectara el tercer batazo de vuelta completa del compromiso.

Una recta a 95 mph fue regresada a 103 mph y enviada a 351 pies de distancia para cambiar el marcador 6×4, un verdadero Clásico Mundial.

En la baja del sexto sucedió de todo: Triple de Takumu Nakano, boleto de Yuhei Nakamura, Lars Nootbaar fue golpeado, base por bolas para Kensuke Kondoh, sencillo de Shohei Ohtani, otro hit de Masataka Yoshida y uno más de Kazuma Okamoto, en total cinco veces se pisó el home play. Ya Japón ganaba 11×4.

Llegó el séptimo de la suerte y ya la regla del nocaut se respiraba en el ambiente cuando Japón hizo dos más sobre Korea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio