Rey Vicente Anglada VOLVIÓ A SER NOTICIA al recibir importante premio junto a Frank Camilo Morejón

Por Yasel Porto

A pesar de su ausencia oficial de los terrenos de juego desde su retirada como manager de Industriales en 2020, el mítico Rey Vicente Anglada sale a relucir a cada de una forma u otra. Ya sea con sus intervenciones en programas de la radio y televisión cubana, o por materiales que recuerden su grandeza como segunda base y luego en el rol de entrenador.

Pero este domingo se dio un suceso de relevancia alrededor de su figura, el cual no se relaciona directamente con el béisbol y el deporte en general.

Y es que el legendario número 36 de los equipos de la capital cubana recibió la distinción de «hijo ilustre del municipio Cerro», según publicó su esposa Cary Ruiz. En conversación con uno de los miembros de la familia me comentaron que también fue reconocido en la actividad de este domingo a Frank Camilo Morejón, quien fue receptor de los Industriales hasta la pasada campaña.

«Ayer fue Condecorado mi esposo Rey Vicente Anglada Ferrer como hijo Ilustre del Cerro. No se olviden que el Cerro tiene la llave», fue el post en facebook de quien ha compartido casi toda su vida con una de las figuras más populares que ha pasado por el béisbol de la capital cubana.

Es válido recordar que aunque Anglada ha vivido por varias décadas en dos lugares diferentes del municipio Diez de Octubre, fue el Cerro donde nació y creció. De hecho, su primer hogar fue a escasos metros del estadio Latinoamericano en el barrio de Carraguao en el que es prácticamente un Dios para la mayoría de los que allí viven. Esta es una de las localidades más controversiales del municipio, como lo son otras como el Canal, Atarés y San Martín.

El Cerro, al que se le reconoce con frecuencia con la frase de que tiene la llave por la presencia del acueducto de Albear, es posiblemente el municipio cubano de mayor importancia histórica en materia de béisbol, sobre todo si de lugares hablamos.

Allí se ubicaron tres de los estadios más trascendentales en la etapa profesional. En el parque Tulipán estuvo enclavado el sitio donde se celebró el juego que inauguró los campeonatos cubanos (29 de diciembre de 1878), mientras que el Almendares Park I y Almendares Park II pertenecían al Cerro a finales del siglo XIX y primera parte del XX.

Y luego llegó el Gran Stadium de La Habana o del Cerro (hoy Latinoamericano), que sin dudas ha constituido la plaza beisbolera con mayor notoriedad a lo largo del tiempo. Allí no solo han jugado grandes equipos y peloteros cubanos y extranjeros, sino que se ubicó el Salón de la Fama y ha sido la sede de la Federación y Comisión Nacional de la disciplina.

Por si fuera poco, en el Cerro también se ubica el espacio con la mayor cantidad de terrenos de béisbol de toda Cuba (la Ciudad Deportiva). Uno de ellos fue la casa de los Metropolitanos en sus años finales de existencia, el «Changa» Mederos, que por décadas ha sido la sede principal de la Serie Provincial en la capital cubana.

Scroll al inicio