Por Guillermo Sánchez

Después de obtener el permiso para jugar en Venezuela de parte del equipo de Atlanta y tras muchos entrenamientos, el outfielder debutó el día de ayer como bateador emergente en el octavo episodio en el encuentro ante los actuales campeones, Los Navegantes del Magallanes.

El jugador hizo valer su pseudónimo, pues es muy conocido como «El Abusador» y sólo le bastaron dos lanzamientos para mandar la pelota a volar por todo el jardín central para impulsar tres carreras con un enorme vuelacerca para los escualos.

Tras el batazo se ve un Acuña Jr. eufórico y celebrando a su manera, muy peculiar por cierto, y disfrutándose cada paso en su caminar por el diamante.

Pues el día de hoy se le devolvió el favor: Néstor Molina, lanzador de Los Cardenales de Lara, retó con rectas a Ronald y lo ponchó para el último out del cuarto inning, con corredor en segunda. Tras el ponche, el pitcher celebró eufórico y tal cual lo hace Acuña, este, a su vez, se marchó cabizbajo al clubhouse.

Es importante acotar que tras «el perreo» tanto el lanzador como el bateador intercambiaron sonrisas y de hecho Molina se quitó la gorra y señaló a la cueva de Tiburones en muestra de respeto al grandeliga.

Se presume que todo era parte de una broma ya que bien se sabe que el slugger de Atlanta tiene muy buenas relaciones con el equipo crepuscular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba