Por Robiel Vega

El boricua ya decidió salirse de su contrato actual con los Mellizos y dejó claro que si la franquicia de Minnesota no paga más, volverá a la agencia libre, en busca de un acuerdo multimillonario y multianual para 2023 y para potenciarlo más, tuvo un cierre de campaña brutal, promediando .355 (124-44), con 19 empujadas, 16 anotadas, ocho dobles y siete jonrones en los últimos 31 partidos, con un .412/.589/1.001 (OBP/SLG/OPS) como línea ofensiva.

En líneas generales sus números han sido positivos, aunque en muchos aspectos inferiores a campañas anteriores. A pesar de lograr su mejor average en los últimos cinco años (.291) y exhibir frecuencias bastante similares a las que lograra con los Astros (.366/.467/.834), sus acumulados de anotadas (70) e impulsadas (64) son de los peores de su carrera, manteniendo una producción de extrabases (24-1-22), acurde a su media histórica, aunque levemente inferior, sobre todo en el apartado de los dobles.

Luego de siete campañas con los Astros de Houston, en las que logró un título de Serie Mundial, un Guante de Oro, dos Juegos de las Estrellas, un Guante de Platino y un Novato del Año, Correa fue a «probar suerte» en la agencia libre y terminó firmando con los Twins, aunque varios equipos pretendían sus servicios, incluyendo a los New York Yankees.

Un aspecto muy positivo y que lo potencia para lograr un gran contrato para el 2023, es que alcanzó el segundo OPS+ más alto de su carrera (139) y el mejor en los últimos cinco años, además alcanzó un WAR de 5.4, el cuarto más alto desde su debut, destacando a la ofensiva, con un 5.1.

Correa está en un busca un contrato superior al actual, que ronde de 300 a 350 millones de dólares por 8 o 10 campañas, algo que se ha hecho frecuente en estos últimos años para los torpederos, recordemos los casos de Tatis Jr., Lindor y Corey Seager, con los Padres, Mets y Rangers, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba