Por Pablo Pichardo

A lo largo de sus 20 años de carrera con los Minnesota Twins y los Boston Red Sox es innegable que el dominicano David Ortiz poseía uno de los maderos más temibles para todos los lanzadores que lo enfrentaron en los 2408 juegos disputó.

Cada temporada el diez veces All-Star buscaba conectar el mayor número de bambinazos posible en las Grandes Ligas y para cumplir este objetivo utilizaba un llamativo secreto o truco que ha salido a la luz en las últimas jornadas.

El exjugador de 46 años oriundo de Santo Domingo declaró recientemente cuál era su clave para conseguir cada temporada volarse la barda. «No pensaba en dar cuadrangulares, solamente quería poner un buen swing a la bola” expresó el dominicano que además añadió «al plato no se va pensando en batear jonrones».  

A pesar de no ser el máximo jonronero de las Grandes Ligas, en sus 20 temporadas “Big Papi” sacudió un total de 541 cuadrangulares que lo colocan el puesto 17 de todos los tiempos.

Ortiz quien fue ganador del Derby de Cuadrangulares en una ocasión y siete veces Bate de Plata consiguió diez temporadas de 30 o más bambinazos, todas ellas con el traje de Boston, mientras que en el año 2006 alcanzó su mayor cifra al despachar 54 vuelacercas  que le permitieron liderar toda la MLB.

A sus 40 años de edad el zurdo que debutó contra los Cubs el 2 de septiembre de 1997 con tan solo 21 años se despidió del béisbol activo con una gran temporada después de promediar .315 en los 151 encuentros que disputo mientras conseguía además  38 cuadrangulares y 127 carreras impulsadas.  

Si actualmente son  jugadores y tienen como objetivo deportivo pegar muchos cuadrangulares como David Ortiz lo hizo en Grandes Ligas, tendrían que seguir bien de cerca el consejo anteriormente mencionado de cómo él trabajaba.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba