Por Juan Páez

En total, Soler se fue de 4-2, con el enorme batazo (413 pies) ante los envíos de Morton en un largo turno de siete lanzamientos. El aporreador antillano, impulsó par de carreras (para llegar a 20), anotó en una ocasión y recibió el bolazo mencionado. Su promedio con el madero subió a .204. A continuación, el bambinazo conectado frente al equipo con el que ganó la Serie Mundial el año pasado…

Soler llegó a ocho juegos seguidos con, como mínimo, un imparable. Durante esa racha, tiene promedio de .313, gracias a 10 inatrapables en 32 chances válidos, con cuatro estacazos de vuelta completa y ocho carreras producidas.

ENCENDIDO

Arozarena tuvo su segundo juego de cuatro hits en el mes, al irse de 5-4, con una anotada, un boleto intencional y su segundo error a la defensiva (LF). Su promedio global ascendió a .245, pero el patrullero isleño liga para .300 de average en mayo, resultado de 21 imparables en 70 oportunidades oficiales, con cuatro dobles, un triple y dos bombazos.

Así le fue al resto de cubanos que vio acción en la jornada de este viernes en las Grandes Ligas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba