Por Reynaldo Cruz

Suzuki jugó 19 temporadas y disparó 3089 inatrapables, con 117 vuelacercas, 509 bases robadas y .311 de promedio de por vida. Tuvo diez Guantes de Oro, 10 Juegos de Estrellas, cuatro Bates de Plata y una seguidilla única de diez campañas con más de 200 inatrapables, lapso en el cual rompió el récord de hits para una campaña con 262, año en el que ganó su segundo Título de Bateo. Además, sumó un premio al Novato del Año, misma contienda en que logró el Jugador Más Valioso, y fue el MVP del Juego de Estrellas de 2007, cuando conectó el único jonrón dentro del terreno en Clásicos de Verano, en el AT&T Park de San Francisco.

Ohtani, por su parte, ha jugado cinco temporadas, y al igual que Ichiro, ostenta un premio Novato del Año y un Jugador Más Valioso. Aunque no es un bateador de promedio, su poder lo ha convertido en una de las principales atracciones de las Mayores, y si a eso añadimos su excelencia como lanzador, su sobre nombre de Showtime es más que merecido.

En sus miras está Matsui, quien logró sus 175 cuadrangulares en diez temporadas, compilando .289, con dos Juegos de Estrellas. Además, fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2009, última que han ganado hasta la fecha los New York Yankees. El paso que ha llevado Ohtani en los dos últimos años indica que podría alcanzarlo en un par de campañas más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba