SWING CALIENTE Luis César Valdés y el incidente de Baltimore: «Él comenzó la agresión» (VERSIÓN ESCRITA)

“Este es un juego de vida o muerte. No vamos a los Estados Unidos a perder sino a ganar”, concluyó.

“Este es un juego de vida o muerte. No vamos a los Estados Unidos a perder sino a ganar”, concluyó.
“Este es un juego de vida o muerte. No vamos a los Estados Unidos a perder sino a ganar”, concluyó.

Por Kiara González 

   El 3 de mayo de 1999 se realizó el segundo y último juego entre un equipo Cuba y los Baltimore Orioles, donde más allá de lo deportivo hubo un suceso marcado por la política y que involucró directamente al árbitro cubano Luis Cesar Valdés que fungía como uno de los imparciales de ese histórico encuentro. 

    Además de Luis Cesar otros dos cubanos impartieron justicia ese día: Omar Lucero y Nelson Díaz, este último actuó como principal. 

    El hecho al que ahora hacemos referencia ocurrió en el sexto inning cuando un aficionado se lanzó al terreno con un cartel que rechazaba la política existente en la Isla a raíz de un notable suceso con la disidencia cubana en la barriada de Lawton, en la Habana. 

   El juego se detuvo momentáneamente. Cuando el fanático pasó por la zona de segunda base donde trabajada César y después de un intercambio de palabras el villacareño decidió actuar físicamente y neutralizar al intruso con un «estrallón» que pasó a la historia como el único llevado a cabo por un árbitro cubano. 

   «Él fue a segunda base y yo le expliqué para quitarle el cartel y lo que hizo fue agredirme. Él fue el que comenzó la agresión, diciéndome cosas sobre Cuba y nuestros ideales», afirma Luis César en entrevista donde da su versión de los hechos y que presentamos en exclusiva en el segmento Swing Caliente de nuestro Canal de YouTube. 

   El hombre fue detenido posteriormente por la policía y dejado en libertad a las pocas horas tras pagar una multa por invadir sin permiso una instalación en la que se desarrollaba un evento deportivo. 

   Pasados los hechos, nos cuenta Luis Cesar, «no era el pueblo norteamericano y eso lo dijimos públicamente, que pedíamos disculpas por haber tenido ese desenlace con esa persona, pero sabemos quién es él y “desgraciadamente” nosotros tenemos una posición». 

    «O dejábamos que hombre hiciera su show y terminara el juego de pelota o tomábamos medidas y en el terreno de pelota son los árbitros los que dirigen», elemento este con el que justifica el haber tomado dicha posición. 

   No obstante, ante las críticas, Luis César está convencido de lo que significó aquel momento: «Yo no pienso que haya que cambiarlo mucho. Eso tuvo un impacto y él fue el culpable pues invadió el terreno. Yo no fui a las gradas a buscarlo». 

   Quienes vivieron aquel momento tanto en vivo como mediante la señal televisiva saben del significado del enfrentamiento entre ambos equipos. Más allá de lo meramente deportivo, había un marcado matiz político y a la vez social, pues demostraba que el béisbol era un nexo entre los dos países que pese a las diferencias podían desarrollar lazos de hermandad. 

   Pero, Cuba llevaba la marca de una derrota sufrida en sus propios predios del Estadio Latinoamericano así que ganar y decretar el empate en el match era un final justo a la vista de quienes se enfrascaron en dicho acercamiento.  

   «Él se manifestó en contra de nosotros», recalca el avezado arbitro y agrega que «ese era un juego que teníamos que ganar porque teníamos una herida abierta. Fidel lo dijo claro: “Este es un juego de vida o muerte. No vamos a los Estados Unidos a perder sino a ganar”, concluyó. 

   ¿Pero quién era el intruso? Se trataba de Diego Tintorero, un residente en Miami, quien comenzó ese 3 de mayo de 1999 una serie de protestas similares con la presencia de equipos de pelota de la Isla. 

   Fue el mismo que se lanzó a protestar en la semifinal de los Panamericanos de ese año en Winnipeg, además de la final de la Serie del Caribe de 2015, que como en la cita panamericana aconteció en el noveno inning cuando Cuba estaba a punto de ganar su partido. 

   Tintorero también fue noticia el 31 de agosto de 2013 cuando se tiró al estadio de Fort Lauderdale en medio del encuentro de veteranos por los 50 años de Industriales. En aquella ocasión la protesta pacífica fue dirigida a Javier Méndez y Juan Padilla, quienes habían tenido contacto físico con Diego en Winnipeg.  

   Como todas las veces anteriores fue arrestado (en el caso del juego de Florida de forma violenta por la policía del condado Broward) y pudo salir posteriormente como la ocasión de Baltimore después de pagar su multa. 

   Desde la ocasión del juego del Candem Yard siempre existió gran controversia sobre la actitud de Tintorero y la de la parte cubana, especialmente cuando hubo acciones físicas. Algunos señalan que nunca debió invadir los terrenos donde se celebraban eventos deportivos, algo incluso criticado por periodistas y cadenas extranjeras como ESPN, mientras un grupo notable todavía hoy critica duramente la implicación directa de César y los peloteros.

Los dejamos con el Episodio 10 del segmento Swing Caliente de nuestro Canal de YouTube. No olvide suscribirse y dejarnos sus comentarios en las diferentes plataformas.

6 Comments

  1. jajaja bien dado el estrallón, si lo cojo yo lo desp…… por descarao jjaaj aplausos para Cesar,
    PD, Vamos a ver si me publican, porque en el trabajo de Ugas, por más que comenté, ni el sol me dio. jejej

  2. Si bien el hombre NO debio utilizar un evento deportivo para manifestar su desaprobacion politica al regimen de La Isla,tampoco Cesar debio tomar accion alguna porque los arbitros son la principal autoridad deportiva en el terreno para «evaluar acciones deportivas» y en las que no lo son las autoridades competentes las encargadas, a menos que su integridad fisica se vea amenazada y ud tenga que responder,el » estrallon» hizo mas trascendente el hecho,los comunistas siempre de cobardes,cuando los estudiantes de la FEU se lanzaron al terreno del Gran estadio del Cerro,en Noviembre de 1952,para de igual forma disentir,Amado Maestri tuvo LA VALENTIA de impedir que fuesen reprimidos por la policia,ya ven las diferencias!!!, pero a todo santo le llega su hora!! y el susodicho hoy anda quejandose y lamentandose porque NO le reconocen sus anos de labor,la escuela de arbitraje que fundo hoy no quedan ni las tablas,y asi las cosas, pero ese es el pago,lo mejor que dijo Cesar,su mayor verdad,Nosotros «desgraciadamente» tenemos una posicion,jajaja asi bien dicho «desgraciadamente» ahora jodase caballero,esta vez el «estrallon»,inmovilizacion incluida se lo dieron a ud!!,lo mas jodio es que ahora le preguntan y te va a decir lo mismo,me tienen casi sin aire,pero aun respiro!!!

  3. Cesar cuanto te debe estar pesando el jodio «estrallon» hoy tal vez Tintorero te remesara unos Dolares que tanta falta hacen para comprar en las tiendas recien inauguradas en MLC,( ya te pagaron el estipendio en Dolares por el estrallon? o te habilitaron la tarjeta para que compraras)jajajaja, desterraron a Marti,Gomez……. Camilo y Che, Che y Camilo nadie los olvidara!! que no??? jajajajaja.BAJANDA!!!.los principios no se negocian pero los dolares SI!!.

  4. Los «traidólares», amigo, los «traidólares», je, je, je.
    De los que se hacen llamar «comunistas» nada me espero, de comunistas – ni siquiera han leído a Marx, Engels y el genio del mal que fue Lenin, el comunismo nunca ha sido llevado a la práctica porque nunca se han dado las condiciones mentales y materiales, pero esa es otra historia – no tienen nada salvo el fastidiar, robar y reprimir a los demás, al pueblo que dicen «defender», «amar» y otras babosadas por el estilo.
    Muchos de estos supuestos «comunistas» ni siquiera conocen la historia del beisbol en Cuba, tampoco saben quien fue Amado Maestri, ni lo que es un árbitro con verdadera autoridad en el terreno de beisbol y no un monigote o títere manejado por los políticos.

  5. A mi lo que me llama mucho la atencion de lo dicho por el arbitro judoca es su parcialidad para que uno de los dos equipo ganara el juego vuando dice que ellos tenian que ganar y el es arbitro de ese partido ,eso es increible que un arbitro diga que esta del lado de uno de los dos equipo

  6. Los comunistas nos enseñaron en la escuela que en el tiempo de la Republica se protestaba saltando al terreno con carteles contra el gobierno. Pero despues del fatidico 1959, ya eso era invadir un terreno de pelota donde solo deberian estar los peloteros. Este «arbitro» lo que es tremendo esbirro que por lo visto no se ha arrepentido de su despreciable acto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*