El año de los hermanos Mesa: El 2022 será clave

Por Juan Páez

Hace más de tres años, los Marlins de Miami les ganaron el pulso a varias organizaciones de las Grandes Ligas, al concretar las firmas de los hermanos Mesa. Las actuaciones han sido bien dispares, pues Víctor Víctor (el mayor de los dos) no ha estado a la altura del desempeño de su hermano menor, Víctor Jr. Lo cierto es que el 2022 podría ser un año decisivo y determinante para ellos.

Los Marlins están decididos a crear una organización ganadora, lo que podría conllevar a una depuración. Este proceso habría tenido sus primeros pasos luego de que los peces dejaran ir al jardinero Lewis Brinson a la agencia libre y cambiaran al receptor colombiano Jorge Alfaro a los Padres de San Diego. Por lo que para los Mesa, y especialmente para Víctor Víctor, podría ser un año de lograrlo o quedarse en el camino.

El mayor de los Mesa, de 25 años de edad, no ha tenido la actuación esperada con la organización. Víctor Víctor, desde que llegó a las Ligas Menores de los Marlins, tiene pobres frecuencias de .240/.292/.294, con un paupérrimo OPS de .586. En esa dos temporadas (no hubo béisbol de las Menores en 2020), acumuló 179 hits, con 20 dobles, cuatro triples y cuatro triples, además de apenas 59 impulsadas. En 188 juegos totales, robó 29 bases en 33 intentos.

En pocas palabras, Víctor Víctor no tiene nada que probar en términos de velocidad y defensa en el jardín central, pero sí mucho por demostrar con su madero a la ofensiva. El principal objetivo para él en la campaña del 2022 será dejar claro que puede contra el pitcheo de categorías superiores a la Clase A alta. El año pasado comenzó en Doble A, pero su bate no estuvo a la altura.

Mejor estatus

El caso de Víctor Mesa Jr. sí parece más sólido en la organización de Miami. El jovencito de 20 primaveras terminó el 2021 como el 17mo mejor prospecto de los Marlins y el tercero entre todos los outfielders, gracias a un buen año en todos los aspectos.

En la campaña pasada, Mesa Jr. terminó con frecuencias de .266/.317/.402, con 21 dobles, 11 triples, cinco cuadrangulares y 71 fabricadas en 111 desafíos totales. Se estafó 12 bases en 17 intentos y dejó OPS de .718.

Con unos Marlins con sobrepoblación en sus jardines y con los Marlins empeñados en sacar del camino a piezas que no contribuyan a su plan para el largo plazo, los Mesa deberán resaltar en el 2022 para aumentar su nivel y así aspirar a, ¿por qué no?, estrenarse en las Mayores en algún punto del 2023. Ambos tienen un chance más garantizado, quedará ver si lo aprovechan. Por ahora, el tiempo y el presente están de su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio