¡Yoenis Céspedes se metió EN LA PEOR LISTA de la MLB! ¿Fueron justos?

Por Juan Páez

Cuando los Mets de Nueva York volvieron a firmar a Yoenis Céspedes, los planes que tenían con el jardinero cubano eran muy diferentes a lo que ocurrió en la realidad. Lo que empezó como una firma esperanzadora para los de Queens terminó con más dolores de cabeza que alegrías. Fueron 110 millones de dólares que, para beneficio del club, se redujeron por las tantas lesiones que sufrió la Potencia.

Lo cierto es que Céspedes solo participó en 127 de 648 juegos que los neoyorquinos disputaron en ronda regular entre 2017 y 2020, lo que es lo mismo a decir apenas el 20 por ciento. Entre lesiones, malas decisiones y el COVID-19, la relación entre la Potencia y la organización terminó de mala manera. Tras la Serie Mundial del 2020, concluyó un capítulo negro para los Mets.

El portal web Bleacher Report publicó una lista de los peores 10 contratos de 100 millones o más en la historia de las Grandes Ligas. El último en el escalafón es el del cubano, pero sin más, veamos…

1. Barry Zito, Gigantes de San Francisco

7 años, $126 millones

Zito terminó la temporada del 2006 con un historial de puro éxito con los Atléticos de Oakland. Con ese club, se convirtió en un as, ganó el Cy Young en 2002, fue a tres Juegos de Estrellas y lideró la Liga Americana en aperturas por cuatro años. Pero al firmar con San Francisco, en diciembre del 2006, crecieron los problemas nacientes de Zito para dominar bateadores y evitar carreras. El zurdo de la inolvidable curva terminó su periodo con los Gigantes con récord de 63-80 y efectividad de 4.62.

2. Jordan Zimmermann, Tigres de Detroit

5 años, $110 millones

La Liga Americana fue un terreno hostil para un Zimmermann que venía de dominar por años en la Liga Nacional. Su paso por Detroit, que lo firmó en noviembre del 2015, se definió por actuaciones paupérrimas y múltiples lesiones. Fueron cinco años en los que lanzó apenas 514.1 innings y lo flagelaron a punta de carreras hasta abultar su efectividad global y dejarla en 5.63. De los peores contratos para lanzadores en los últimos años.

3. Homer Bailey, Rojos de Cincinnati

6 años, $105 millones

Gracias a dos años bastantes buenos en 2012 y 2013, los Rojos le extendieron el contrato a Bailey en febrero de 2014 para que fuera pieza fundamental de su rotación por seis temporadas más. Bailey pagó con un buen desempeño en el primer año de ese nuevo acuerdo, pero lo que siguió fue desastroso. Entre 2015 y 2018, Bailey se lesionó en múltiples ocasiones, ganó nueve juegos, perdió 27 veces y dejó efectividad de 6.25 en apenas 46 presentaciones. En diciembre de 2018, fue cambiado a los Dodgers y estos lo despidieron al siguiente día de la transacción.

4. Miguel Cabrera, Tigres de Detroit

8 años, $248 millones

Por tres años luego de firmar tal extensión de contrato, Miguel Cabrera fue Miguel Cabrera. Entre 2014 y 2016, promedió 37 dobles, 27 jonrones, 98 impulsadas y .939 de OPS. Pero entre 2017 y 2021, las lesiones mermaron a uno de los mejores bateadores del béisbol en las últimas décadas. En ese lapso, Cabrera participó solo en 491 compromisos y dejó frecuencias de .264/.335/.401. Aún, a sus casi 39 años (18 de abril) tiene contrato formalmente hasta la temporada del 2023.

5) Jayson Werth, Nacionales de Washington

7 años, $126 millones

En diciembre del 2010, los Nacionales quisieron dar un golpe sobre la mesa. Firmaron a Jayson Werth por un salario anual, en promedio, de 18 millones de dólares por siete temporadas. Werth no fue un pelotero propenso a las lesiones, pero su rendimiento no fue el mismo que mostró con los Filis de Filadelfia en los cuatro años anteriores a su contrato millonario. De hecho, su WAR con los Filis fue de 15.7, pero con Washington apenas alcanzó 9.0 en siete torneos.

6. Ryan Howard, Filis de Filadelfia

5 años, $125 millones

Los Filis no quisieron desaprovechar la gran producción de Howard y le extendieron su contrato en abril del 2010. Era un buen negocio, tomando en cuenta que Howard aún no cumplía 30 años y venía de promediar 44 jonrones y 127 impulsadas por campaña entre 2005 y 2009. La extensión formalmente comenzó en 2012 y coincidió con la rehabilitación por una rotura del tendón de Aquiles en la postemporada del 2011. Después de esa lesión, Howard nunca fue el mismo. Entre 2012 y 2016, promedió 19 jonrones y 66 fabricadas por año.

7. Chris Davis, Orioles de Baltimore

7 años, $161 millones

Si usted busca un desastre de proporciones épicas en términos contractuales, se topará directamente con el de Chris Davis. Este primera base estuvo entre los hombres más poderosos de las Mayores entre 2012 y 2015, un lapso en el que sacó 159 pelotas del parque en solo 586 juegos. Pero tras su entonces nuevo contrato, solo dio 92 jonrones en 534 compromisos, a la vez que se ponchó 762 veces y bateó para .196 de average. Davis no terminó su contrato y se retiró voluntariamente en medio de la campaña del 2020.

8. Mike Hampton, Rockies de Colorado

8 años, $121 millones

Los Rockies necesitaban agregarle pitcheo a su plato para que combinara exquisitamente con su ofensiva. Y lo hicieron en diciembre del 2000, al firmar al zurdo Hampton, que venía de un exitoso andar en Houston, por 121 millones de dólares. Ese contrato significó que el lanzador se convirtiera en el jugador mejor pagado del béisbol en aquel momento. Aunque el pacto fue por ocho temporadas, solo duró dos torneos en Colorado (21-28, 5.75 PCL, 55 HR permitidos). En noviembre del 2002 pasó en cambio a los Marlins de Florida y estos lo traspasaron, dos días más tarde, a los Bravos de Atlanta.

9. Josh Hamilton, Angelinos de Los Ángeles

5 años, $125 millones

Entre 2008 y 2012, Hamilton estuvo entre los bateadores más productivos de la pelota. Con los Rangers de Texas, fue MVP de la Americana, fue cada año al Juego de Estrellas, ganó tres Bates de Plata y hasta se convirtió en uno de 16 peloteros con cuatro cuadrangulares en un mismo desafío. Pero al firmar su nuevo contrato con los Angelinos, todo se derrumbó. Luego de la temporada del 2013, su primera con el club, Hamilton no solo sufrió importantes lesiones, sino que recayó en su adicción por las drogas. No terminó el acuerdo e incluso fue cambiado de vuelta a los Rangers, donde jugó por última vez (2015).

10. Yoenis Céspedes, Mets de Nueva York

5 años, $110 millones

El caso de Céspedes es bien particular. En enero del 2016, firmó un contrato con los Mets por tres campañas y 75 millones de dólares, con una cláusula de rescisión aplicable luego de la primera zafra. Luego de que fuera al Juego de Estrellas ese año, ganara el Bate de Plata y sacara 31 pelotas del parque, la Potencia rescindió el acuerdo y volvió a la agencia libre. Sabía que podía conseguir un mejor contrato y lo hizo.

El 30 de noviembre de ese año, firmó el histórico pacto por 110 millones y cinco campañas, con resultados olvidables para los Mets. Lesiones, polémica, ausencias y disgustos pueden ser palabras perfectas para definir esa etapa del cubano con los neoyorquinos.

MENCIÓN DE HONOR: Albert Pujols, Angelinos de Los Ángeles y de Anaheim

10 años, $240 millones

Luego de 11 años brillantes e históricos de Pujols con los Cardenales de San Luis, Pujols fue un bateador más en Anaheim. Fueron, en promedio, 22 jonrones y 78 empujadas por año. Sus frecuencias con los celestiales terminaron en .256/.311/.447. Lo peor es que los Angelinos no ganaron nada durante la gran inversión que significó Pujols.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba