Por Jesús Pérez Vichot  (Chuchi)

Llegó la hora de seleccionar a los mejores 10 abridores de la historia (a mi juicio). Ninguna de las posiciones anteriores fue más complicada que esta. Elegir solamente diez pitchers abridores entre tantos estelares que han pasado por las Grandes Ligas (Ligas Negras incluidas ya) ha sido la decisión más difícil de esta saga top 10.

Estoy seguro que la lista que les presento va a traer más de una polémica, tanto entre los que no hicieron el grado, como los que ubiqué en un lugar que no sea del agrado de ustedes. Al final, ese es el objetivo: opinar, discrepar; pero sobre todo que los menos conocedores tengan una idea de quiénes han sido los más grandes jugadores (lanzadores abridores en este caso) de todos los tiempos. Aquí les dejo mi elección:

1- Nolan Ryan: No es menos cierto que «Ryan Express» perdió una gran cantidad de juegos en su carrera (292) y otorgó muchas bases por bolas (2795), pero no debo dejar de mencionarlo. Lo ví lanzar y siempre me impactó su trabajo desde la lomita. Una «mala» salida para Ryan solía ser: permitir tres carreras limpias en ocho ó nueve entradas, era muy difícil verlo «explotar», es el más dominante de los lanzadores que he visto; poseía una bola rápida por encima de las 100 mph (en muchas ocasiones) que contrastaba con una endemoniada curva.

Ryan nunca ganó un premio Cy Young, pero esto se debió en gran medida al discreto respaldo que recibió de los equipos para los que lanzó. Tenía una fuerza increíblemente intimidante gracias a su valentía, así como a su bola rápida ardiente, que a menudo resultaba imbatible. Los siete juegos sin hits de Ryan son la mayor cantidad en la historia de la MLB y él es el líder de todos los tiempos con 5714 ponches, 839 por delante del No. 2 Randy Johnson.

También tiene el récord con solamente 6.56 hits permitidos por cada nueve entradas lanzadas y sus 773 aperturas son la segunda mayor cantidad en la historia, solo detrás de Cy Young. Ryan promedió 9.54 ponches por cada nueve innings de labor, que ocupa el séptimo lugar de todos los tiempos y ganó 324 juegos en las 27 campañas que trabajó. También ocupa el séptimo lugar con 61 blanqueadas en su carrera.

Originalmente era un Met de Nueva York, alcanzó el estrellato con los Angelinos de California en 1972 cuando logró la primera de seis campañas de 300 ponches y ganó la primera de las 11 coronas de ponches. Ryan además, ganó títulos de efectividad de la Liga Nacional con los Astros de Houston en 1981 (1.69) y 1987 (2.76). Fue seleccionado a ocho Juegos de Estrellas y ganó el título de Serie Mundial en 1969.

Los Angelinos, Astros y Rangers retiraron su número de uniforme. El dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, Dale Murphy, llamó a Nolan Ryan «el único lanzador en el que empiezas a pensar dos días antes de enfrentarte a él».

2- Walter Johnson: Para muchos «The Big Train» es el mejor lanzador de la historia, nada que reprochar. Ganó tres veces la Triple Corona, en dos ocasiones fue nombrado MVP, logró cinco títulos de carreras limpias y ganó la Serie Mundial de 1924. Johnson debutó con los Senadores de Washington en 1907 a la edad de 19 años. Rápidamente se estableció como un as y a los 20 años, se había convertido en el mejor lanzador de la Liga Americana.

En 1910 lideró la liga con 1.38 FIP y registró una excelente efectividad de 1.36 a pesar de liderar la Liga Americana en juegos (45), aperturas (42), juegos completos (38) y entradas (370). Johnson también ganó la corona de ponches de la Liga Americana, la primera de 12 a lo largo de su carrera, con 313 Ks, el máximo de su carrera. En 1913, Johnson recibió su primer premio MVP.

El lanzador derecho estableció las mejores marcas de su carrera con 36 victorias, una efectividad de 1.14 y un WHIP de 0.780, y recogió la primera de tres Triple Coronas de la Liga Americana al liderar también la liga con 243 ponches. A la edad de 36 años, en 1924, Johnson tuvo foja de 23-7 con efectividad de 2.72 y 158 ponches para ganar la Triple Corona y el premio MVP de la Liga Americana.

En 21 temporadas, Johnson logró 110 blanqueadas, 20 más que el No. 2 Pete Alexander. También ocupa el segundo lugar en WAR para lanzadores ( 152,3 ) y victorias ( 417 ) y el puesto número seis en la clasificación de carrera en efectividad + ( 147 ). Johnson lideró la Liga Americana en efectividad cinco veces, marcó el ritmo de la liga en FIP (el cual se traduce a Pitcheo Independiente de Fildeo, solo toma en cuenta los eventos que están totalmente bajo el control del lanzador, es decir jonrones, ponches, bases por bolas y bateadores golpeados) en nueve ocasiones y encabezó la clasificación en WHIP en seis oportunidades. Se retiró en 1927 con los Senadores con un récord de 3509 ponches.

3- Christy Mathewson: El hombre que usó el famoso lanzamiento de «fadeaway» (screwball) para maniatar a los bateadores rivales. «Marty» fue la primera gran estrella entre los lanzadores de la era moderna y sigue siendo el estándar por el que se mide la grandeza. Mathewson aún ocupa el tercer lugar en victorias (373) y blanqueadas (79), y permanece en el top 10 en FIP (2.26, 5to), WHIP (1.058, 7mo) y PCL (2.13, 9no). Durante la era de la pelota muerta, Mathewson lideró la Liga Nacional en efectividad cinco veces, y también registró un PCL por debajo de 2.00 en cinco oportunidades (cada una con al menos 275 entradas lanzadas).

Además, lideró la liga en ponches en cinco ocasiones y ganó la Triple Corona de lanzadores de la Liga Nacional dos veces. En 1905 ganó el título de la Serie Mundial, saliendo airoso en tres encuentros y sin permitir carreras en 27.0 entradas lanzadas, simplemente fue fenomenal.

Un breve vistazo a la temporada de 1908 muestra el dominio de Mathewson: a los 27 años, el derecho registró un récord de 37-11 con efectividad de 1.43 en 56 apariciones (44 aperturas), incluyendo 34 juegos completos, 11 blanqueadas y cinco salvamentos, todo en lo cual lideró la Liga Nacional. Ponchó a 259 bateadores, el mejor de la Liga Nacional, en 390.2 entradas, el mejor récord de la liga, y también marcó el ritmo del circuito senior en efectividad + (168), FIP (1.29), WHIP (0.827) y boletos por nueve entradas (1.0). Mathewson lanzó todos menos uno de los 636 juegos de su carrera para los New York Giants: a la edad de 35 años, fue cambiado a Cincinnati, equipo con el cual solo hizo una apertura.

Te puede interesar: Los 10 mejores de la historia: Right Fielders

4- Roger Clemens: «The Rocket» es uno de los más grandes lanzadores de la historia. Si para algunos no es suficiente siete premios Cy Young, dos Triple Corona, un MVP, siete títulos de carreras limpias, dos anillos de Serie Mundial, 11 participaciones en Juegos de Estrellas (MVP en uno de estos clásicos) y ser nombrado Jugador del Año en las Ligas Mayores, entonces no sé qué más se le puede exigir a Clemens.

¿Usó esteroides en la segunda mitad de su carrera? Me quedo con lo que ví, un fuera de serie desde sus inicios que desde bien joven derrochó talento a granel. Sus números de por vida son impresionantes: marca de 354-184, con 3.12 de PCL, 118 juegos completos, 46 blanqueadas, cuatro mil 672 ponches propinados, 140.3 de WAR, cada nueve entradas lanzadas permitió 7.7 indiscutibles y ponchó a 8.6 bateadores.

En 24 campañas lideró la Liga en victorias cuatro veces, en tres ocasiones los juegos completos, en seis las blanqueadas, en cinco oportunidades los ponches, tres veces el WHIP y nueve el FIP. El 29 de abril de 1986, ponchó a veinte bateadores en un solo juego de nueve entradas. Nadie lo había hecho antes y Clemens lo hizo al principio de la mágica temporada de 1986. Hasta el día de hoy, Clemens es el único lanzador en la historia de la MLB que lo ha hecho dos veces.

5- Grover Cleveland Alexander: «Old Pete» durante sus 20 temporadas en las Grandes Ligas se convertiría en uno de los lanzadores más exitosos que jamás se haya visto. En 1911 con los Filis de Filadelfia, estableció un récord para novatos con 28 victorias. Esa fue una de las mejores temporadas de un novato en la historia del béisbol. Solo contaba con 24 años de edad y además de liderar el casillero de las victorias en la Liga Nacional, lideró también las blanqueadas con siete, la menor cantidad de hits permitidos por nueve entradas 7.0, los juegos completos con 31 y las entradas lanzadas con 367. Además, su efectividad fue de 2.57, ponchó a 227 bateadores y terminó tercero en la votación al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Ese fuerte comienzo allanó el camino para lo que sería una de las mejores carreras en la historia del béisbol. Pete fue el abridor más confiable de la Liga Nacional durante más de una década, liderando la liga en entradas lanzadas en siete de sus primeras 10 temporadas. Durante ese período, Alexander tuvo foja de 235-114 con efectividad de 2.06 en 408 juegos (347 aperturas), incluidos 275 juegos completos y 77 blanqueadas, todo lo cual lo ayudó a acumular un WAR de 81.1 en la primera década de su carrera.

Ganó la Triple Corona de lanzadores de la Liga Nacional en 1915, ’16, ’17 y ’20. En general, Alexander ocupa el segundo lugar de todos los tiempos con 90 blanqueadas. Lideró la Liga Nacional en victorias seis veces (cada una con 27 o más, incluidas tres temporadas de 30 victorias), ganó cinco títulos de efectividad, cada uno de los cuales incluyó una marca de 1.91 o mejor, y lideró la liga en ponches en seis ocasiones.

Si el premio Cy Young hubiera existido en ese momento, Alexander habría sido un caso sólido en ocho temporadas distintas. Pete se retiró con marca de 373-208, efectividad de 2.56 y ganó el título de Serie Mundial en 1926.

6- Sandy Koufax: Con permiso de Grove, Randy, Spahn, Carlton, Kershaw y otros grandes lanzadores zurdos, es Koufax a mi juicio el mejor de la historia. Al igual que Nolan Ryan, Koufax a menudo era imbatible. Lanzó cuatro no-no en su carrera (la mayor cantidad hasta que Ryan lo superó).

En tan solo 12 campañas «The Left Arm of God» ganó un premio MVP (dos veces finalizó en segundo lugar), tres premios Cy Young, tres Triple Corona de pitcheo, tres anillos de Serie Mundial (MVP en dos de estos clásicos de Otoño) y cinco títulos de efectividad.

Koufax se retiró con un promedio de 9.27 ponches por cada nueve entradas lanzadas. Fue el primer lanzador del Salón de la Fama en retirarse con más ponches que entradas lanzadas. Desafortunadamente, una lesión en el codo interrumpió su próspera carrera a la edad de 30 años, es por ello que sus números totales no son tan impresionantes como lo son sus promedios.

También hay que señalar que Koufax tuvo un arranque lento en la primera mitad de su carrera. Debutó en 1955 a los 19 años, y durante sus primeras seis temporadas registró un récord de 36-40 con una efectividad de 4.10 en 174 juegos ( 103 aperturas ). Ponchó a 683 bateadores en 691.2 entradas y transfirió a 405 en ese mismo lapso. Pero, Koufax logró su ritmo cuando tenía 25 años en 1961, cuando fue nombrado All-Star por primera vez (siete veces en su carrera).

A partir de ese momento, Koufax fue dominante: en sus últimas seis temporadas, el zurdo tuvo foja de 129-47 con efectividad de 2.19 en 223 juegos ( 211 aperturas ), incluidos 115 juegos completos y 35 blanqueadas. Ponchó a 1713 bateadores en 1632.2 entradas ( bueno para una tasa de ponches del 26.5 por ciento ) y registró un WHIP de 0.970. También logró un WAR de 46.6 durante ese lapso, incluida una marca de 10.7 en 1963 y una temporada de 10.3 en el 66. En su carrera tuvo marca de 165-87 y 2.76 de PCL. Koufax fue nombrado en par de ocasiones Jugador del Año en las Ligas Mayores. Sobre Koufax, el HOF Richie Ashburn comentó: «O lanza la pelota más rápida que he visto en mi vida, o me estoy quedando ciego”.

Te puede interesar: Los 10 mejores de la historia: Left Fielders

7- Cy Young: El premio al mejor lanzador en cada Liga lleva su nombre. ¿Esto le dice algo? Denton True Young o simplemente Cy (Cyclone) Young ganó 511 juegos durante su carrera en el béisbol, casi 100 más que cualquier otro lanzador en la historia. Logró 30 victorias en cinco ocasiones y ganó 20 o más juegos 16 veces.

La mejor temporada de Young llegó en 1901 cuando lideró en ponches (158), victorias (33) y efectividad (1.62), ganando la Triple Corona de pitcheo. Era el primer año de la Liga Americana y puso el listón muy alto, ganando su Triple Corona de pitcheo. En 1903, ganó dos juegos en la primera Serie Mundial moderna, ayudando a Boston a derrotar a los Piratas de Pittsburgh. El 5 de mayo de 1904, Young lanzó el primer juego perfecto del siglo XX. Totalizó tres juegos sin hits a lo largo de su carrera. Todavía tiene los récords de más entradas lanzadas en una carrera con 7356, aperturas 815 y juegos completos con 749. Es el cuarto de todos los tiempos con 76 blanqueadas en su carrera. Young lanzó su primer juego sin hits el 18 de septiembre de 1897. En 1908, lanzó su tercer juego sin hits a los 41 años y tres meses de edad, estableciendo un récord para el lanzador más viejo en lanzar un juego sin hits que se mantuvo durante 82 años. Young lideró su liga en victorias en cinco ocasiones: en 1892, 1895 y de 1901 a 1903. En 1892, alcanzó un récord personal en victorias con 36. Lideró la liga en efectividad dos veces con 1.93 en 1892 y 1.62 en 1901, y fue segundo tres veces en la misma categoría. Durante 19 años consecutivos, el lanzador derecho estuvo en el Top 10 de su liga en cantidad de entradas lanzadas. Sus números en 22 campañas fueron: 511-316, 2.63 PCL, 749 JC, 76 L, 2803 K y 168.5 WAR.

8- Randy Johnson: «Big Unit» como le llamaban en el ámbito beisbolero, es a mi juicio el segundo mejor lanzador zurdo de la historia (para muchos es el mejor). Johnson debutó en las Grandes Ligas a los 24 años de edad, y no se estableció como un abridor consistente hasta que los Expos de Montreal lo canjearon a Seattle en 1989, cuando tenía 25 años.

El gigante de seis pies y 10 pulgadas dominó a los bateadores rivales con una bola rápida que en ocasiones llegaba a las 100 MPH y un slider devastador. Emergió como candidato al Cy Young en 1993 y obtuvo el primero de sus eventuales cinco premios en 1995. Los otros cuatro trofeos Cy Young de Johnson llegaron como miembro de los Diamondbacks de Arizona en un período histórico de cuatro años entre 1999 y 2002.

Durante ese tiempo, Johnson registró un récord de 81-27 con una efectividad de 2.48, 1417 ponches en 1030 entradas y una asombrosa tasa de ponches del 34.5 por ciento. Johnson lideró la Liga Nacional en Ks cada una de esas cuatro temporadas con 364, 347, 372 y 334, respectivamente. Ganó tres títulos de efectividad, lideró la Liga Nacional en efectividad + en cada temporada y ganó la Triple Corona de lanzadores en 2002. Ah, y el gran zurdo tuvo marca de 3-0 con efectividad de 1.04 en el Clásico de Otoño de 2001, lo que le valió los honores de Jugador Más Valioso de la Serie Mundial para los campeones D-Backs.

En 2004, Johnson lanzó un juego perfecto, que fue el segundo juego sin hits de su carrera. En general, Johnson acumuló cuatro mil 875 ponches en su carrera, lo que ocupa el segundo lugar de todos los tiempos y el primero entre los zurdos. También posee un récord de 10.6 ponches por cada nueve entradas lanzadas. Johnson lanzó 100 juegos completos en su carrera, 37 de los cuales fueron blanqueadas, por lo que mostró una tremenda resistencia para la era en la que lanzó. En 22 temporadas tuvo marca de 303-166, con 3.29 de PCL, lideró la liga en ponches propinados en nueve ocasiones y participó en 10 Juegos de Estrellas.

9- Bob Gibson: Muchos lo consideran el lanzador más intimidante de la historia. «Gibby» ganó 20 o más juegos en cinco ocasiones (lideró la NL en 1970 con 23), en nueve oportunidades ponchó a 200 o más rivales (lideró la NL en 1968 con 268) y siete veces trabajó por debajo de los 3.00 carreras limpias ( lideró la NL en 1968 con 1.12 ).

En sus 17 años en las Grandes Ligas (todos con los Cardinals) tuvo marca de 251-174, efectividad de 2.91, 255 juegos completos, 56 blanqueadas y tres mil 117 ponches. Fue el MVP de la Liga Nacional en 1968, ganó dos premios Cy Young, nueve premios Guante de Oro, dos Series Mundiales (MVP en ambos clásicos de Otoño, en un juego ponchó a 17 bateadores) y fue seleccionado a nueve Juegos de Estrellas.

La temporada de 1968 ha llegado a ser conocida como «El año del lanzador», y Bob Gibson fue sin duda el lanzador del año. Tuvo marca de 22-9 con una brillante efectividad de 1.12 junto con 268 ponches, 13 blanqueadas, 15 victorias consecutivas y una racha de 95 entradas en las que cedió solo dos carreras. Joe Torre, compañero de Gibson de 1969 a 1975 y en algún momento compañero de batería, dijo: “Orgullo, intensidad, talento, respeto, dedicación. Lo necesitas todo para describir a Bob Gibson».

10- Pedro Martínez: Difícil encontrar a un aficionado que disfrute el trabajo de un lanzador rival e incluso con el equipo de su preferencia abajo en el marcador. Pues sí, lo confieso, siempre deseo que ganen los Yankees, pero perder un encuentro ante el dominicano te dejaba un aliento de satisfacción, no era fácil vencer a Pedro. Su combinación de una bola rápida de 97 mph, cambios devastadores y un control preciso hizo que Martínez casi fuera invencible.

«Pedro el Grande» registró en 1999 una de las mejores temporadas de la historia para un lanzador, con marca de 23-4, una efectividad de 2.07 y 313 ponches, para ganar la Triple Corona de lanzadores. Se convirtió en ese momento en el octavo lanzador en lograr dos temporadas de 300 ponches, estableciendo una nueva marca con 13.2 ponches por nueve entradas y terminando segundo en la votación del Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Según algunos estándares, 2000 fue incluso mejor. Martínez tuvo marca de 18-6 ese año con efectividad de 1.74 y 284 ponches. Permitió solo 128 hits en 217 entradas lanzadas con un WHIP de 0.737, por mucho la mejor marca de una temporada en la historia de las Grandes Ligas entre los lanzadores que se clasificaron para el título de efectividad.

Logró todo esto en una de las épocas ofensivas más prolíficas en la historia del béisbol y lanzó en un campo local, Fenway Park, que se ubica como uno de los más amigables para los bateadores en la historia del juego. Martínez coronó el 2000 al ganar su tercer premio Cy Young en cuatro años. En 2004 ganó el título de Serie Mundial con Boston. En su carrera de 18 años tuvo marca de 219-100, efectividad de 2.93 y por cada 9 entradas lanzadas permitió 7.1 hits ( 5 veces líder ) y ponchó a 10.0 rivales ( 5 veces líder ).

Además, Pedro solamente soportó 0.8 cuadrangular por nueve innings de labor. Participó en ocho Juegos de Estrellas ( MVP en el juego de 1999 ). Cuando se retiró, era uno de los cuatro lanzadores con al menos tres mil ponches y menos de mil bases por bolas. “No me pida que sea un lanzador en mi próxima vida”, dijo Martínez a The New York Times en 2006. “Es demasiado doloroso».

Te puede interesar: Los 10 mejores de la historia: Antesalistas

A excepción de Roger Clemens (esperamos que este año se haga justicia), el resto de los seleccionados pertencen al Salón de la Fama de Cooperstown.

Menciones: Tom Seaver, Satchel Paige, Greg Maddux, Warren Spahn, Lefty Grove, Jim Palmer, Juan Marichal, Steve Carlton, Eddie Plank, Mordecai «Tree Finger» Brown, José de la Caridad Méndez, Whitey Ford, Carl Hubbell, Bob Feller, Ed Walsh, Fergie Jenkins, Gaylord Perry, Martín DiHigo, Waite Hoyt,  Bert Blyleven, Addie Joss, Catfish Hunter, Don Sutton, Jesse Haynes, Bob Lemon, Rube Marquard, Don Drysdale, Ted Lyons, Roy Halladay, Tim Keefe, Clayton Kershaw, Max Scherzer, Burleigh Grimes, Justin Verlander, Lefty Gómez, Herb Pennock, Old Hoss Radbourn, Bullet Rogan, Eppa Rixey, Jim Kaat, Luis Tiant, Dazzy Vance, Hilton Smith, Phil Niekro, Jacob deGrom, Joe Williams, Vic Willis, Robin Roberts, Kid Nichols, Tom Glavine, John Smoltz (también fue gran relevista), Mike Mussina, Early Wynn, Rube Waddell, Curt Schilling, Pud Galvin, Joe McGinnity, CC Sabathia, Jim Bunning, Dizzy Dean, Don Newcombe, Jack Morris, Chief Bender, Andy Cooper, Ray Brown, Jack Chesbro, John Clarkson, Bill Foster, Mickey Welch, Amos Rusie, Red Ruffing, Stan Coveleski, Leon Day, Red Faber y Hal Newhowser.

8 comentarios en “Los 10 mejores de la historia: Lanzadores abridores”

  1. Interesante trabajo, muy ilustrativo. Dejar por fuera a Greg Maddux es una omisión imperdonable. Tiene mejores número que Pedro Martínez. Para determinar la calidad de un lanzador hay varios indicadores, los juegos ganados y su efectividad son prioritarios, es la forma más expedita para medir su desempeño y el rol del pitcher en cada juego.

  2. Me gustaría que también expusieras tu opinión sobre los relevistas , caballero es su opinión sólo no estoy con Rogers clemens Madux va por allí, y PAIGE que pitcheo con 58 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba