Por Lucas León

En el 2016 la cadena estadounidense FOX emitió una serie de ficción llamada “Pitch” donde narraba la historia de “Ginny” Baker, la supuesta primera mujer en jugar béisbol profesionalmente en las Grandes Ligas.

Este hecho parece estar cada vez más cerca de consumarse ya que en Australia la jovencita Genevieve Beacom debutó con los Melbourne Aces, los campeones de los dos últimos torneos de la Australian Baseball League (ABL), convirtiéndose así en la primera mujer en jugar en dicho certamen.

Este hecho, además de ser curioso, resalta sobremanera que la lanzadora australiana tiene un nombre muy similar al de la protagonista de Pitch: ambas se llaman Genevieve e incluso los apellidos, Beacom y Baker, son muy parecidos. No sabemos si Dan Fogelman, creador del serial televisivo, será una especie de Nostradamus pero, sin dudas, tuvo una de las premoniciones más grandes de la era moderna.

Volviendo al plano deportivo, Beacom tuvo una efectividad 0.00 en la categoría Sub-16 y, por lo tanto, Peter Moylan, Gerente General de Melbourne Aces, decidió firmarla para la plantilla del primer equipo. Esta decisión ya le genera dividendos a Moylan, pues el perfil de Twitter de su franquicia vende las camisetas con el número 44 de Beacom y las promociona de la siguiente manera: “No solo es una camiseta que querrás tener, sino que habrá niñas que verán esta camiseta y no creerán en los límites”.

En su primer partido Beacom retiró la sexta entrada de su equipo sin complicaciones. Destacar que la curva es la principal arma de esta jugadora y fue la que más utilizó en este encuentro, llegando a marcar de 80 a 84 mph con la recta.

«Fue muy bueno estar allá y lanzar contra ellos y sentir ese tipo de experiencia. Agradezco a todos los coaches que me ayudaron a llegar a este nivel y en especial a mi hermano que desde el día uno me ha apoyado y ha sido mi inspiración y por él estoy aquí», dijo a la prensa la jovencita lanzadora al terminar el juego.

«Si alguien trata de empujarte a hacer algo que no quieres hacer, como empujarte a jugar sóftbol o practicar el deporte que según ellos «deberías» jugar, no escuches. Haz lo que quieras hacer y créeme, si trabajas lo suficiente, definitivamente puedes lograrlo», agregó.

Te puede interesar: Lisette Carnet y Leona Sports: “Aquí no habla el dinero sino la pasión”

El propio Moylan dejó bien claro que la inclusión de Beacom en el conjunto no tiene segundas intenciones ni mensajes ocultos, sino que ella, con su propio talento, se lo ganó.

«Si alguien piensa que esto es solo una selección simbólica, entonces debe pensarlo de nuevo porque ella se ha ganado al 100% su lugar en la lista de desarrollo con los Melbourne Aces», expresó el directivo.

La carrera de Ginny Baker duró poco, de hecho; el serial solo se emitió dos meses, de septiembre de 2016 a diciembre de este mismo año. Esperemos que la de Ginny Beacom sea mucho más longeva y por qué no, que pueda jugar en Grandes Ligas. Ahora, si los San Diego Padres se hacen de su ficha en un futuro es para crear el Premio Nobel de los Adivinos y dárselo a Fogelman, ya que su Ginny jugaba en esa franquicia.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba