Fiesta de JONRONES cubanos, Yordan llegó a 50, DRÁMATICO FINAL en Yankee Stadium. Resumen MLB

July 1, 2021
Yasmani Grandal montó una fiesta de dos jonrones y cinco empujadas. Como dato curioso, a todos los corredores que remolcó también son cubanos.

Aliet Arzola Lima

Yasmani Grandal sigue ganando enteros como uno de los cubanos más relevantes en la temporada de Grandes Ligas. Sin hacer mucho ruido, el máscara de los Chicago White Sox está demostrando que es un jugador sumamente útil, incluso si su promedio ofensivo anda por debajo de .200.

Eso no ha importado en lo más mínimo, porque Yaz es el líder de los White Sox en jonrones (14), segundo en anotadas (40) y tercero en impulsadas (36), todo ello después de una jornada estelar contra Minnesota, ante quienes remolcó cinco carreras y pegó par de vuelacercas.

La fiesta de Grandal empezó en el quinto episodio, cuando un cuadrangular de tres carreras abrió completamente la pizarra (8-1). A 398 pies viajó la pelota bateada por el receptor antillano ante Matt Shoemaker, quien intentó sacarlo de balance con una knuckle curve de 77 millas.

El derecho de los Twins probó en el siguiente turno con otra fórmula y le subió la velocidad con una recta (91 millas), pero el resultado fue idéntico: la pelota salió disparada a más de 107 millas y aterrizó a 447 pies del home. Jonrón de dos carreras para poner cifras definitivas (13-2) en el marcador.

Yaz suma ahora 163 jonrones de por vida y va lanzado por el octavo puesto histórico entre los bateadores cubanos de MLB, objetivo que puede conseguir esta misma temporada. El máscara se encuentra a solo dos vuelacercas de igualar a Yoennis Céspedes (165), quien no participa en un partido de Grandes Ligas desde el 1 de agosto del 2020.

Grandal, además, está envuelto en su racha más caliente de la temporada. Durante los últimos 12 juegos ha conectado al menos un imparable en diez de ellos, y mantiene activa una cadena de cinco partidos consecutivos con anotadas. Con este desempeño, ha sido uno de los mejores cubanos del mes de junio, con línea ofensiva de .260/.402/.603, ocho jonrones, 18 remolques e igual cantidad de anotadas.

En términos generales, sus promedios están en .186/.391/.448. Lo que más llama la atención es que su tasa de embasado –pese al bajo promedio de bateo–, se ubica entre las diez mejores de Grandes Ligas.

En el partido de los White Sox también se hicieron sentir los bates de José Abreu y Yoan Moncada. “Pito” también pegó jonrón (su primero desde el 16 de junio) y anotó tres carreras por tercera vez en la temporada (no lo lograba desde el 11 de mayo), mientras Moncada pasó una vez por la registradora.

Abreu desapareció una recta alta de 93 millas de Bailey Ober en la tercera entrada, válido para poner el marcador 4-1. La pelota viajó 346 pies por el bosque derecho. Más tarde en el partido, el cienfueguero recibió pelotazo y boleto justo antes de los jonrones de Grandal, lo cual le permitió pisar la goma dos veces más.

También remolcado por Grandal anotó Moncada, quien conectó su único imparable de la noche (infield hit por tercera) en el quinto episodio.

Tanto Abreu como Moncada han afrontado dificultades ofensivas en el mes de junio. El inicialista, reinante MVP de la Liga Americana, dejó bajos promedios de .182/.265/.307, peor incluso que la de abril, cuando se debatió sobre su lento arranque de temporada. En junio, Abreu solo remolcó ocho carreras y se tomó 23 ponches en 88 turnos oficiales.

Moncada, por su parte, perdió algunos partidos, pero su línea ofensiva también quedó por debajo de las expectativas: .222/.345/.292. El infielder sureño solo consiguió tres extrabases en más de 70 comparecencias, con cinco anotadas y seis remolques. De cualquier manera, la temporada de Moncada es sólida, al punto de mantenerse en el Top-10 de OBP (.399) en todas las Grandes Ligas.

¡CUIDADO CON “EL CONDE”!

Definitivamente, el patrullero matancero Guillermo Heredia está viviendo su temporada de consagración en Grandes Ligas con la camiseta de Atlanta. Quizás muchos no visualizaron este escenario varios meses atrás, cuando fue dejado en libertad por los Mets, pero “El Conde” ha luchado duro y ahora es una de las piezas inamovibles en el lineup de los Braves.

Ese cartel se lo ha ganado a golpe de consistencia, tal cual lo demuestran sus indicadores de las dos últimas semanas, en las que exhibe línea ofensiva de .372/.481/.674, con 16 imparables, par de jonrones, siete remolques y nueve anotadas.

En ese gasto ofensivo entran sus dos empujadas de la noche del miércoles, en la que Atlanta masacró 20-2 a los Mets, sin piedad. Heredia remolcó dos anotaciones con doble al central en la cuarta entrada, en la que Atlanta pisó siete veces la goma.

En la velada ofensiva de los Braves, el yumurino pegó par de tubeyes y llegó a 18 en la campaña (superando su tope personal de 16 en el 2017), segundo entre todos los cubanos, entre quienes lidera Yulieski Gurriel (19). Heredia también anotó una carrera y dejó sus promedios generales en .278/.370/.472.

Heredia ha conseguido cuatro partidos multi-hits de los últimos cinco días, y dos con más de un extrabase en el mismo lapso de tiempo.

YUNITO ENCIENDE LOS MOTORES

Aunque los Blue Jays perdieron en entradas extras contra Seattle, Lourdes Gurriel Jr. tuvo una jornada estelar en Sahlen Field, la sede alternativa de Toronto en Buffalo. El menor de los hermanos Gurriel, esta vez como inicialista y octavo en la tanda, remolcó tres carreras, pegó jonrón (9) y fue la bujía de la franquicia canadiense.

Yunito impulsó la primera de los Blue Jays con elevado de sacrificio en el segundo episodio, con el cual anotó George Springer. Después, con la pizarra 6-4 favorable a Seattle en el quinto, volvió a remolcar a Springer con cohete al medio, y para ponerle la tapa al pomo fabricó el empate de Toronto en el octavo con jonrón solitario por el bosque izquierdo.

Gurriel Jr. enganchó una recta alta (93 mph) del relevista Anthony Misiewicz y la mandó a volar a 419 pies. La pelota literalmente se perdió en la noche de Buffalo…

Por desgracia para Yunito, después Toronto perdió en extrainnings, instancia en la que el cubano se tomó un ponche y falló por segunda ocasión en la jornada.

Lourdes Jr. ha pegado al menos un imparable en ocho de los últimos nueve juegos, y en seis de ellos ha conectado algún extrabase. El espigado espirituano ha estado a todo tren en las últimas siete fechas, con línea ofensiva de .379/.387/.724, nueve remolques, par de jonrones y cinco anotadas. Sus promedios de la temporada andan por .263/.283/.413.

El resto de los cubanos que vieron acción durante la jornada de miércoles, rindieron de la siguiente manera:

Jorge Soler: No está ni siquiera cerca de aquel monstruoso bateador que conectó más de 80 extrabases y remolcó 117 carreras en el 2019, pero ha dado un ligero paso de avance para al menos entrar en circulación y aportar a la causa de los Royals. Este miércoles pegó par de imparables y cerró junio con su OBP más alto de los tres meses de temporada: .341.

En los últimos 30 días, su promedio de embasado subió casi 30 puntos (de .256 a .283), prueba de que logró consumir sus turnos con algo más de disciplina. La evidencia más clara en este sentido es que logró 13 boletos en junio (más que en abril y mayo) y se ponchó en 20 ocasiones (menos que en abril y mayo).

Luego de sus dos hits de anoche en la derrota de Kansas vs. Boston, Soler batea .186/.283/.318, con seis jonrones, 20 extrabases, 26 remolques y 23 anotadas.

Yandy Díaz: Le puso sabor al partido contra los Nats desde temprano, pues pegó un jonrón solitario a Jon Lester en el mismo episodio de apertura. El villaclareño exprimió al zurdo hasta el conteo máximo y entonces le pescó una recta (91 mph) en la esquina interior que se perdió por el bosque izquierdo a 424 pies.

Este es el tercer jonrón de Yandy en la temporada, y coincidentemente todos llegaron en junio, período en el remolcó 11 carreras y anotó 12 para la causa de los Rays, sus topes mensuales de la presente temporada.

Sin embargo, el utility de Tampa inició junio con promedio de embasado de .385 y casi alcanzó los .400 en algún punto del mes, pero cayó hasta .368. Si bien ese indicador todavía es bueno (el promedio de la liga es .314), no podemos obviar que en los últimos 15 partidos bajó el nivel con solo 11 imparables en más de 60 comparecencias al plato, en las que dejó línea ofensiva de .190/.288/.310.

De cualquier manera, la temporada de Yandy se mantiene dentro de los parámetros esperados por los Rays, que lo han mantenido en juego todo el tiempo, aprovechando su capacidad de embasarse y su versatilidad. En términos generales, el villaclareño tiene 31 anotadas, 26 remolques, casi tantos boletos (48) como ponches (49) y promedios de .242/.368/.310.

Randy Arozarena: Luego de dos partidos en blanco, el pinareño recuperó el ritmo y remolcó dos carreras para los Rays en la derrota 15-6 ante Washington. Arozarena abrió el marcador con elevado de sacrificio en la misma primera entrada, y después, en la cuarta, añadió otra impulsada con doble al    derecho que abrió las puertas del plato a Mike Brosseau.

En ese momento, Randy acercó a Tampa en el marcador 7-5, pero los Nats reaccionaron rápido y volvieron a abrir la pizarra para llevarse su segundo victoria en línea sobre los actuales subcampeones del béisbol de Grandes Ligas.

Arozarena cierra el mes de junio con nueve extrabases (tres jonrones), 13 empujadas, igual cantidad de anotadas, tres bases robadas en seis intentos, siete boletos y 28 ponches, ligero aumento respecto a mayo, cuando quedó 26 veces con la carabina al hombro. La línea ofensiva global del cubano es de .261/.340/.419, con diez vuelacercas, 40 remolques y 49 anotadas, líder entre todos los novatos de MLB en este último apartado.

Adolis García: Segunda noche en blanco consecutiva para el novato de los Rangers, quien dejó par de corredores en circulación en la derrota de Texas vs. Oakland. Tres roletazos al cuadro y un elevado a los jardines fue el gasto del avileño, quien alineó como tercero y patrullero central.

Adolis, todavía en carrera para integrar las nóminas del Juego de las Estrellas, tiene promedios de .270/.309/.533, con 20 vuelacercas, 55 impulsadas, 39 anotadas y siete bases robadas. Aunque no comenzó la temporada con los Rangers, desde que subió a mediados de abril se ha convertido en una pieza clave del equipo y en el principal candidato para ganar el premio de Novato del Año en la Liga Americana.

Andy Ibáñez: Sigue sumando experiencias en Grandes Ligas. No ha logrado explotar con el madero como lo venía haciendo en las Menores, pero se ha mantenido como titular en la alineación de los Rangers desde el 21 de junio.

Este miércoles en la noche, conectó un imparable al central en tres turnos contra Oakland en el Coliseum, y fue uno de los tres hombres de Texas que no se ponchó ante el pitcheo oponente. Andy tiene promedios de .196/.222/.275.   

Yordan Álvarez: En una jornada de poco gasto ofensivo para los Astros (cinco hits y par de carreras), el designado tunero remolcó la primera del plantel con cohete al central. En la cuarta entrada, contra Matt Harvey (Orioles), “El Ébano” encontró a par de compañeros en circulación y logró mandar a uno al plato, con lo cual ya totaliza 50 impulsadas en la temporada.

Álvarez es el cuarto cubano con 50 remolques en el 2021, por detrás de Adolis García (55), José Abreu (54) y Yuli Gurriel (52). El portentoso bateador zurdo tiene promedios globales de .298/.365/.519.

Yuli Gurriel: Poco después de que Yordan impulsara la primera carrera de los Astros vs. Baltimore, “La Piña” también pasó por la registradora gracias a cohete remolcador de Kyler Tucker. En ese propio episodio, el espirituano conectó su único imparable de la jornada, en la que falló tres veces, incluido un ponche.

No obstante, Yuli sigue en el Top-5 de los bateadores en la Liga Americana, con promedio de .328. A ello hay que sumarle su alto OBP de .397 y un buen slugging de .502, con 29 extrabases (19 dobles y 10 vuelacercas).

Vladimir Gutiérrez: En un partido recortado a cinco entradas por la lluvia, el pinareño volvió a soportar fuerte castigo de San Diego, que en dos salidas le han anotado 11 carreras, con 14 imparables y cuatro jonrones.

El derecho de Cincinnati volvió a afrontar los mismos problemas de sus tres presentaciones anteriores, en las que al menos le pegaron un cuadrangular. Esta vez, ante una artillería potente como la de los Padres, Gutiérrez soportó par de estacazos de vuelta completa en la segunda entrada, autoría de Trent Grishman y Wil Myers.

Esos jonrones le permitieron a San Diego acortar ventajas luego del racimo de cuatro que los Reds facturaron en el mismo episodio de apertura. En el tercero, la diferencia se redujo un poco más por bambinazo, ahora de Fernando Tatis Jr. sobre una slider de Vladimir que quedó en zona noble.

Cincinnati volvió a ampliar la ventaja gracias a jonrón de Joey Votto, pero en el quinto capítulo, poco antes que llegara la lluvia, los Padres ajusticiaron nuevamente al vueltabajero, quien permitió dos hits, dio un boleto y dejó el partido con las bases llenas y un out. En esa circunstancia, el relevista Josh Osich permitió un grand slam de Grishman, que terminó la noche con cinco remolques.

Al final, a la cuenta de Vladimir Gutiérrez se cargaron seis anotaciones, igual cantidad de imparables, tres ponches y otro trío de boletos. El pinareño sumó su tercera derrota de la temporada y ahora presenta efectividad de 4,93 (21 carreras limpias en 38,1 entradas de labor) y WHIP de 1,40.

Aroldis Chapman: Por primera vez en su carrera, el cerrador holguinero permitió un grand slam. Por primera vez en su carrera, el zurdo de los Yankees regaló tres boletos y permitió jonrón en un mismo partido. No es difícil darse cuenta, este jueves en la noche Aroldis Chapman tuvo una de sus peores presentaciones desde que debutó en Grandes Ligas hace más de una década.

Y no puede verse como algo aislado. Después de un inicio fulgurante (efectividad de 0,00, promedio oponente de .089, 36 ponches, siete boletos y ningún jonrón en sus primeras 18 presentaciones), Chapman ha caído al abismo, con altísimo promedio de limpias de 6,55 y solo 13 ponches en sus últimas 13 salidas. Lo peor es que en ese lapso ha regalado 12 boletos y los contrarios le batean .326.

Este miércoles entró en la novena entrada con ventaja de cuatro carrera frente a los Angels, que en un abrir y cerrar de ojos resurgieron. Tres boletos a Taylor Ward, Max Stassi y Anthony Rendon llenaron las bases y demostraron que Chapman estaba lejos de poder dominar, pero el mentor Aaron Boone optó por dejarlo correr y Jared Walsh despachó un largo grand slam directo al bullpen de los Yankees, a 401 pies.

Con el marcador igualado, el también zurdo Lucas Luetge entró en sustitución de Chapman y permitió otras tres carreras para cargar con la derrota.

José Iglesias: No tuvo ningún protagonismo en la espectacular remontada de los Angels, de hecho, se ponchó en el noveno con dos corredores en circulación y el duelo empatado. No obstante, “Candelita” había puesto su grano antes con par de imparables y una anotada en los compases iniciales de un juego loco. Iglesias batea .271/.296/.386.

Raisel Iglesias: Después de la rebelión de su equipo en la alta de la novena, el pinero salió a mantener la diferencia de tres carreras en la pizarras y cumplió a la perfección con su trabajo. Tres bateadores, tres outs. Solo nueve lanzamientos (siete strikes) necesitó el derecho de los Angels para apuntarse su decimoquinto salvado de la contienda.

Iglesias retiró por su orden a Giancarlo Stanton, Gleybel Torres y Rougned Odor, a este último por la vía del ponche. Ahora Raisel tiene efectividad de 3,63, WHIP de 0,95 y promedio oponente de .206, con 54 ponches en 34,2 innings de labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba