Por Yasel Porto

Cuando el jueves 10 de enero de 2018 se produjo el merecido homenaje de retiro oficial de Carlos Tabares, además del reconocimiento de un gran número de personas por la meritoria labor del exjardinero capitalino, muchos se hicieron una pregunta que seis años después de aquel suceso sigue estando presente como algo tan increíble como irrespetuoso.

Este 2022 se cumplen 25 años de aquella ceremonia en el estadio Latinoamericano en la que dijeron adiós del béisbol de forma oficial los peloteros capitalinos Leonardo Tamayo, Rolando Verde, Orbe Luis Rodríguez, Pablo Miguel Abreu y Jorge Milián. Y poco después, en el propio 1997, se produjo la despedida (temporal) del legendario lanzador Lázaro Valle Martell.

De ese entonces a la actualidad, el homenaje a Tabares en el «Coloso del Cerro» ha sido la excepción de la regla dentro de una provincia cuyas instituciones no tienen justificación alguna que de respuesta a tamaño absurdo. Y el adjetivo se hace más notable cuando echamos un vistazo a la trascendencia de los jugadores que dejaron de jugar en este período, mientras otros territorios han actuado de un modo diferente con sus ídolos locales.

Te puede interesar: Donald Duarte comenzó a vivir una historia que no se daba desde Pedro Luis Lazo

Pero quiero enfocarme sobre todo en las figuras de la pelota giraldilla que integran este listado, para que así hasta el mayor defensor de lo indefendible se de cuenta de un error que evidentemente no ha habido interés de corregirlo aún cuando varios de los afectados ya dicen que es demasiado tarde para eso.

Aquí los dejo con los nombres más importantes:

Juan Padilla Alfonso: Uno de los mejores intermedistas que ha tenido el béisbol cubano, integró el equipo Cuba por más de una década con dos coronas olímpicas. Miembro con Germán Mesa de la que muchos consideran la mejor combinación SS-2B. Fue uno de los peloteros más importantes de la capital entre 1986 y el 2000 (logró cuatro títulos). Dejó de jugar en el año 2000 tras sufrir un accidente que le dañó la vista a un 50 %. En 2002-03 regresó al béisbol pero en la función de manager de Metropolitanos. Su experiencia más reciente en SN ha sido como comisario técnico.

Lázaro Vargas Álvarez: Entre los grandes exponentes de la tercera base en Series Nacionales. Muchos lo catalogan el líder de una generación muy talentosa dentro de la capital que estuvo en la élite de Cuba en las décadas del ochenta y noventa. Integró el equipo Cuba por una década, con los títulos olímpicos en 1992 y 1996. Tuvo un memorable regreso al juego tras una gravísima lesión en la rodilla. Su última campaña fue la de 2002 y en 2011-12 volvió a los clásicos cubanos como manager de Industriales, y desde hace varios años reside en Miami junto a buena parte de su familia.

Lázaro de la Torre Armenteros: De los contados lanzadores cubanos con más de 200 victorias. Ejemplo de entrega y dedicación a los equipos capitalinos, con momentos legendarios como el playoff de 2001 cuando con 43 años abrió cuatro de los cinco partidos vs Pinar del Río (ganó dos seguidos). En 2002 lanzó su última justa con Industriales y después de mucha guerra lo dejaron volver en 2004-05 con Metropolitanos, a pesar de que antes y después de esa temporada demostró estar en condiciones físicas envidiables para su edad. Después de no poder ir más allá del entorno provincial decidió dedicarse a ser entrenador en Plaza de la Revolución, equipo del que ha sido su manager por más de una década.

Germán Mesa Fresneda: No pocos lo señalan como el mejor torpedero que ha habido en SN, especialmente por sus dotes defensivos. Pero al margen de eso, todos lo señalan como un fuera de serie de la posición. Después de década y media de éxitos con los conjuntos capitalinos y la selección nacional decidió poner fin a su carrera tras la difícil campaña de 2002. La rodilla y diferencias con la dirección del equipo lo alejaron de los terrenos de la Isla hasta que en 2009 retornó como timonel de los Leones. Fue el último en darle un título a Industriales (2009-10). Actualmente es Vicepresidente de la FCB.

Antonio Scull Hernández: Triple medallista olímpico (dos de oro) y formidable empujador de carreras y bateador de fuerza, uno de los mejores desde finales de los noventa y hasta que decidió colgar los spikes en el año 2006. Scull dejó números globales muy destacados que lo sitúan entre los inicialistas y los zurdos de mayor realce dentro de los certámenes cubanos al más alto nivel. Actualmente es líder del béisbol en su municipio San Miguel del Padrón.

Javier Méndez González: Otro símbolo en la historia de los Industriales y del béisbol capitalino. Jardinero y bateador zurdo de los buenos que ha tenido la Isla, sumamente integral, con impacto notable en la mayoría de sus temporadas jugadas. Integró el equipo Cuba varias veces y en cinco ocasiones fue esencial en coronaciones habaneras. Su última campaña fue en 2002-03 cuando tuvo uno de sus mejores años, y quizá el mejor que ha tenido un pelotero en la Isla en su adiós. Como otros de sus «teamate» volvió tiempo después como manager. Hoy día es entrenador en Italia.

Alexander Malleta Kerr: El cuarto bate de Industriales por más de década y media, y con números destacados que lo tienen como uno de los mejores bateadores de los Leones en toda su historia. Es el máximo jonronero de la capital y fue miembro del equipo Cuba en varias oportunidades, incluso con protagonismo (2006 y 2007 sobre todo). Se retiró en 2018-19 y aunque se rumoró que se le haría una ceremonia de retiro de eso ya han pasado tres años. Actualmente es entrenador de bateo de los azules.

Rudy Reyes Erice: Marcó una época muy importante en los Leones al ser una de los grandes responsables de los últimos cuatro títulos de este equipo. Aunque no fue titular la mayoría de las veces su versatilidad lo llevó a integrar la selección nacional muchísimas veces, incluido el Clásico Mundial 2006 y el famoso tope vs Tampa Bay en el que se vistió de jonronero. Después de 2018-19 decidió abandonar el juego activo y comenzó así su etapa como entrenador. Tuvo la esperanza de ser retirado ante su público junto a Malleta pero tal vez ya ese sueño dejó de estar en su mente.

Enrique Díaz Martínez: El pelotero con más récords en SN (de por vida en hits, anotadas, triples, bases robadas y juegos jugados, y para una temporada en anotadas y estafas). Fue el mayor ícono de Metropolitanos y fue protagonista indiscutible en los triunfos de los Leones en la primera etapa de Anglada como manager. Regresó a los Metros en 2008-09 y se mantuvo activo en SN hasta que después de la lid 2011-12 decidieron eliminar a los Guerreros. Aunque se le hizo un homenaje especial en el «Latino» en medio de esa campaña, en realidad no fue una ceremonia de retiro como tal.

La situación con Lázaro Valle es más particular si tenemos en cuenta que como dijimos al comienzo, el extraclase exlanzador había recibido una actividad de adiós en 1997. Considerado entre los mejores monticulistas capitalinos y hasta cubanos en SN, decidió retornar como relevista de los Leones en 1999 hasta que fue desestimado para integrar el staff de Industriales o Metros a partir de la temporada 2002-03.

Como habrán podido comprobar el grupo de exjugadores habaneros sin homenaje de retiro oficial no solo es amplia sino significativa en lo cualitativo. Qué vamos a esperar entonces para figuras de menos impacto nacional e internacional que también quedaron atrás, como Iván Correa, Luis Alberto González, Luis García o Jorge Fumero.

Lo que siempre llegó a mis oídos fue que se trató de buscar el momento indicado para desarrollar una ceremonia a la altura de estos atletas. Era una de las justificaciones de Carlos González Aldea, director del INDER de La Habana la mayor parte de este período.

En realidad nunca entendí qué mejor momento que las finales de 2003, 2004, 2006, 2007, 2010 y 2012, más los playoff que casi todos los años estaban presentes, más la Copa Intercontinental de 2002, el Mundial de 2003, el Preolímpico de 2006, el Juego de las Estrellas de ese mismo año, y hasta inauguraciones especiales de SN como la que aconteció en 2004 a estadio repleto y que sirvió para entregar la medalla de oro olímpica a la balista Yumisleidis Cumbá. No creo que haya podido haber situaciones más idóneas que esas para llevar a cabo algo tan sublime.

Simplemente no hay justificación alguna y en eso sí voy a ser completamente categórico. Sobre todo cuando uno mira para otra parte y ve eventos tan memorables más allá de la capital con Ariel Pestano, Osmany Urrutia, Eduardo Paret, Carlos Yánes, Adiel Palma, Pedro Luis Lazo, y hasta en la actual Serie Nacional con Yoelvis Fis, Michael González y Donald Duarte.

No sé cuántos años tendrán que pasar para que Carlos Tabares siga siendo la excepción de una regla con cualquier tipo de adjetivos negativos. Por desgracia ya la solución dejó de existir hace tiempo alrededor de este tema.

La cantidad de años que ha pasado con la mayoría de estos casos, y ya ni ellos mismos desean que se les haga un retiro a la altura de su clase deportiva. Lo peor de todo es que desde hace mucho se veía señalando esta irresponsabilidad. Quizá algunos que me siguen desde la COCO se acuerden de mis luchas en tal sentido.

Está claro que buena parte de la afición los reconoce como grandes con o sin retiro oficial. Pero aunque fuese por compromiso y obligación, incluso con menos recursos que otros, ni siquiera eso importaba tanto. Solo se trataba y se trata de ser consecuente, agradecido y respetuoso con la historia y sus grandes protagonistas.

13 comentarios en “ABSURDO INJUSTIFICADO: El homenaje a Carlos Tabares y la increíble excepción de una regla de 25 años ya”

  1. A CARLOS ALBERTO CABRERA RODRÍGUEZ, es todo lo contrario el comandante es el culpable del desastre que es Cuba hoy, este tema verdadero es solo un granito de arena, en un país que no hay ni pan, ni leche, ni decoro en el gobierno mentiroso y represor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba