Por Yasel Porto

El talentoso lanzador cubano Andy Rodríguez comenzó una nueva etapa como pelotero. Después de una temporada brillante a nivel universitario fue firmado por los Texas Rangers y ya hizo su primera presentación vistiendo el uniforme de estos.

Ello aconteció en la Liga Instruccional de Arizona en la que hizo su debut de forma especial, toda vez que no fue un juego oficial. El otrora cerrador estelar de Industriales fue traído en situación especial de juego. Le pusieron hombre en tercera sin out y ponchó a los tres bateadores a los que se enfrentó.

Esta es una práctica que hemos visto en otras ligas, o sea que es algo habitual. En Japón, por ejemplo, se usa mucho y los lanzadores cubanos como Raidel Martínez, Livan Moinelo y Yariel Rodríguez han tenido situaciones similares lo cual los ha ayudado a mejorar su efectividad en esa situación de juego.

Según su agente Carlos Pérez su recta osciló entre 93 y 94 millas por hora. No me pudo definir cuando tendría su primera presentación oficial en este circuito para talentosos de escasa experiencia profesional, ya que uno de los temas que está en análisis es si estará en el rol de abridor o relevista.

El pronóstico de Carlos es que en la próxima temporada Andy comience en Clase A con la posibilidad de subir bastante rápido a la Doble-A. Sobre todo porque ya con 23 años de edad no debe demorar mucho para subir de rango si, como ha demostrado hasta aquí, sus resultados son favorables.

En toda la temporada con los Tiburones (liga universitaria) incluyendo fase regular, play-off, final four y final estatal sumó 10 éxitos y solo tres fracasos. Lanzó 91 capítulos y un tercio con un excelente promedio de carreras limpias de 2.56, cumpliendo con la designación de abridor. Tuvo 116 ponches y solo 21 bases por bolas, con un WHIP formidable de 0.97.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba