Béisbol cubano en Sidney… 20 años después

Si algo positivo quedó de Sidney 2000 es que nos hizo poner los pies sobre la tierra… éramos buenos, muy buenos diría pero no para tanto

Si algo positivo quedó de Sidney 2000 es que nos hizo poner los pies sobre la tierra… éramos buenos, muy buenos diría pero no para tanto
Si algo positivo quedó de Sidney 2000 es que nos hizo poner los pies sobre la tierra… éramos buenos, muy buenos diría pero no para tanto (web screen shot)

Por Alexander García

Hace veinte años el mundo se le venía abajo al béisbol cubano, pues en Sidney, durante los Juegos Olímpicos, la escuadra antillana caía ante Estados Unidos durante la discusión de la medalla de oro.

A todas luces una plata olímpica no es un mal resultado pero para el ego sobredimensionado de la pelota criolla, el suceso fue un cataclismo; cuando Yasser Gómez cedió el out 27 en línea corta al left field, fue como si explotara la burbuja de cristal en la cual vivíamos hasta entonces.

Más allá de Servio Borges y sus posibles desaciertos, el dominio del derecho Ben Sheets fue total y desde ese jonrón en el mismo primer inning, el rostro de Pedro Luis Lazo decía todo- hoy no es el día-

Hasta ese instante, nos creíamos los reyes del universo beisbolero, como si el amateurismo fuera el primer nivel y es cierto que teníamos tradición y resultados pero hasta ahí, cuando dos años antes, en 1998 los profesionales comenzaron a insertarse en nuestro panorama, las cosas fueron cambiando; deducir lo que sucedió en Australia, no era nada imposible.

Apuntes de Sidney…

Para muchos lo ocurrido fue producto de un maleficio, pues un año antes, en 1999, Alfonso Urquiola había clasificado a la escuadra nacional cuando ganó los Juegos Panamericanos en Winnipeg.

A raíz del éxito, el pinareño debía asumir los jalones también en las Olimpiadas pero no, sin explicación alguna, los entonces directivos decidieron colocar al mítico Servio Borges.

Aquel era un equipo de estelares, a los ya tradicionales Kindelán, Pacheco, Linares y German Mesa se les unieron otros como Miguel Caldés, Antonio Scull y Oscar Macías. Con una maquinaria así, todo parecía posible pero sin lugar a dudas, ese torneo de béisbol era muy superior a los de 1992 y 1996.

A pesar de caer en Sidney ante Holanda en la etapa clasificatoria, los cubanos avanzaron sin problemas pero los norteamericanos no creyeron en la estampa de supersónico con la cual Pedro Luis Lazo  subió al montículo.

Al final…

El sueño de una tercera medalla de oro olímpica se esfumó en Sidney y hubo de esperar cuatro años después para hacerlo realidad.

En lo personal pienso que fue un buen torneo para el equipo Cuba, pues como ya comente había más calidad.

Si algo positivo quedó de aquella competencia es que nos hizo poner los pies sobre la tierra… éramos buenos, muy buenos diría pero no para tanto.

De recuerdos vivimos y en ello la memoria como elemento vital, le da forma a nuestra conciencia.

Hoy fuimos veinte años atrás, justo cuando un nuevo siglo comenzaba. Desde entonces las cosas para la pelota cubana empezaron a verse de un modo diferente, para bien o para mal, así fue y con eso lastramos hoy.

Nos vemos a la vuelta.

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es https://swingcompleto.com/ está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 

3 Comments

  1. Creo que la Federacion y Comision nacional de Beisbol en conjunto con el gobierno deberian buscar una opcion para situaciones como esta, creo que pudiera ser un camino de apertura crear una forma de lisencia deportiva ( como permiso de trabajo) para permitir que estos atletas regresen a jugar Cuba, a la serie nacional y contribuir al espectaculo sin tener que pasar por el proceso tan largo y demorado de repatracion, ademas del conflicto personal de no interes en hacerlo, porque el suyo solo seria lo que ama: jugar pelota.

  2. El problema no es la comisión de baseball,sino el ego del comediante en jefe,que solamente apreciaba la medalla de oro,para eso trabajaba la comisión,para satisfacer al comediante,y no se percataron de la entrada del baseball profesional,muy superior a la calidad que se enfrentaban los equipos Cuba enteriomente,después de esto les cuesta trabajo ganar una competencia,motivo todos los paises ya cuentan con peloteros profecionales de distintas categorías,y como no quisieron reconocer la calidad de baseball profesional ahí tienen los resultados,y mientras no se quiten de la mente las medallas de oro para los nuevos dirigentes seguirán perdiendo,el baseball amateur,es la sucursal del profesional

  3. Pude ver una entrevista de Julita Osendi posteada en youtube al Genial Juan Antonio ” Bobby” salamanca en 1987 a raiz de la entrega de un reconocimiento,sres sus palabras finales fueron un mensaje de alguien que visito el futuro y avisoro lo que se venia para la Pelota Cubana (se las recomiendo) mas alto y mas claro no se podia decir.
    De este Torneo de sidney varias cosas,primero para dar a conocer el manager,a la postre Servio Borges hubo mucho silencio e incognita, lo sacaron como un As de la manga,muy pocos dias antes la partida,el equipo USA lo dirigio Tom Lasorda,que dijo que no iba a viajar tan lejos para no traer el oro a casa,de este mismo fue el que Hector Rodriguez el siempre genuflexo al regimen cubano se refierio como : “La Sorda” como el que tiene una discapacidad,pues este sr les dio una clase magistral de “viejo zorro” del beisbol mundial,el primer juego vs USA que Cuba gano,sento a su catcher regular Pat Border que desde el banco estudio a todo y cada uno de los cubanos,luego en el juego final el hombre tenia hecha la tarea y nos metieron “la tiza” con un Ben Sheets tocado por los dioses del beisbol y que mostraba cartas credenciales para su futura carrera,del lado Cubano mas de una vez dicho por el mismo Jose ” Cheo” Ibar, ese juego le tocaba lanzarlo a el por rotacion y se aparecieron con Lazo,el resultado pudo ser el mismo o peor,pero lo que tocaba tocaba. aqui toco empezar a ver de que iban las cosas y de que irian en el futuro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*