Brillante actuación de peloteros cubanos fue dedicada a víctimas por la tragedia de Hotel Saratoga

Por Yasel Porto

Mejor no ha podido comenzar el desempeño dentro de Estados Unidos de los peloteros cubanos Andy Rodríguez y Loidel Rodríguez, quienes consiguieron este sábado un resultado formidable, el más importante hasta ahora desde que rompieron con el béisbol cubano.

Y es que hoy se definió el campeonato de conferencia colegial en el que la Universidad de Miami Dade se impuso a las Águilas de Polk State con el protagonismo de Andy y Loidel, al extremo de ser elegidos los más valiosos del playoff final de la NJCAA.

Los Tiburones (líderes de la clasificatoria con 34-17) habían comenzado delante el enfrentamiento tras su victoria del viernes, y en esta jornada sabatina remataron a sus adversarios como locales con pizarra de 10×1.

Desde el box el exlanzador de Industriales tuvo una labor brillante tras permitir apenas una carrera en seis capítulos, además de permitir apenas tress indiscutibles y un boleto. A ello sumar la excelente cifra de diez estrucados, otro de los aspectos que lo ha distinguido en su primera campaña colegial en territorio estadounidense.

De esta manera Andy ratificó que no por gusto había sido elegido mejor pitcher de toda la conferencia, con una fase regular de lujo en la que finalizó con balance de 8-3, 2.67 en su PCL, un WHIP de 0.99 y average rival de .209. Ponchó a 92 oponentes en 77 entradas de actuación.

Con respecto a Loidel volvió a tronar el aluminio. El receptor oriundo de Sancti Spíritus se fue de 4-3 para finalizar el duelo contra Polk State de 8-5, con un jonrón, par de dobles y cuatro carreras impulsadas. Además cogió al único corredor que le salió al robo.

Te puede interesar: Figuras emigradas del deporte cubano se pronunciaron por TRAGEDIA en La Habana

«Nos sentimos muy respaldados por el público que abarrotó el estadio como nunca antes. Coreaban los nombres de nosotros, sobre todo cada vez que Andy lanzaba. Fue muy emocionante el apoyo de la gente», me escribió Loidel poco después de finalizado el partido.

«Dedicamos esta victoria a nuestra familia y a ese público que tanto nos aplaudió hoy. Pero sobre todo este triunfo también es dedicado a las víctimas del accidente de ayer en el Hotel Saratoga, pues no podemos pasar por alto una tragedia así independientemente a que ni Andy ni yo tuvimos afectaciones de familiares o amigos cercanos», afirmó quien rompiera con el béisbol cubano en septiembre del pasado año tras abandonar la selección nacional sub23 que participaba en el certamen del orbe de México.

La próxima meta de Andy y Loidel, junto con su equipo de la Universidad será tan pronto como este mismo jueves en la ciudad norteña de Lakeland. Allí se celebrará al final estatal con un máximo de tres partidos.

En entrevista este viernes en la noche en el show de Swing Completo, Carlos Pérez, agente de ambos peloteros, consideró que el resultado de ellos ha hecho crecer mucho las expectativas para ser firmados en un futuro a las Grandes Ligas. En el caso de ellos entrarían por el draft amateur, el cual es más limitado en salario y en la libertad de escoger la franquicia en comparación con el draft internacional al que renunciaron al quedarse en Estados Unidos.

Pérez dijo que hay mucho interés en los scouts por Andy, quien ha impresionado por la excelente transición que logró de cerrador a relevista, con la ampliación de su repertorio y la estabilización de su velocidad. Y a eso sumarle una gran preparación que le ha permitido crecer su estamina considerablemente.

Vale recordar que el talento del lanzador natural de Guanabacoa, no solo lo había incluido en la selección nacional cubana desde hace dos años, sino que logró un contrato con los Halcones de Softbank en la pelota profesional japonesa. Acuerdo que todos conocen él decidió deshacer tras quedarse en Florida al término del torneo Preolímpico de las Américas.

En el caso de Loidel, pese a que solo ha actuado como receptor cuando lanza su compatriota (el resto ha jugado como inicialista), ha tenido mucho protagonismo a la ofensiva. Su adaptación de la madera al aluminio ha sido progresiva, que de haber sido todavía más rápida hoy tuviera alrededor de 15 cuadrangulares, según las palabras de su agente. Pero su crecimiento en masa muscular, fuerza y tacto ha sido colosal. Y ahí están los números mejor prueba de esa afirmación.

La actuación conseguida por el habanero y el espirituano figura entre las más destacados de jugadores salidos de Serie Nacional dentro del béisbol universitario norteamericano, algo que todavía pudiera mejorar la próxima semana de mantener el ritmo de buena parte de su primera temporada universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba