Por Jesús Alaín Fernández/@JesusLCA2017

En materia de información en las Grandes Ligas la noticia del día llegó desde California. Y por sobre todas las cosas, llegó en un momento en que nadie la esperaba debido al paro patronal en curso, que entre otras cosas, prohíbe las conversaciones entre jugadores y equipos.

No obstante, a la manera del trato entre Justin Verlander y Astros de Houston, hoy los Dodgers anunciaron el acuerdo con su jardinero central titular de las últimas temporadas Cody Bellinger que los aleja de los juzgados en su tercer año elegible a arbitraje salarial.

El bateador zurdo recibirá en el 2022 un salario de 17 millones de dólares, una mejora de 900k con respecto al 2021 aun cuando su rendimiento ha estado muy por debajo de la paga recibida.

Cody Bellinger llegó a la cúspide de su rendimiento en la temporada 2019 cuando se alzó con el Premio MVP de la Liga Nacional. Su producción de 47 jonrones, 115 impulsadas y 121 anotadas junto a un OPS de 1.035 le valió para también llevar a casa el Guante de Oro y el Bate de Plata en su posición. Bellinger también había sido escogido como Novato del Año en la temporada 2017, en la que también hizo el grado a su primer Juego de las Estrellas.

Pero, y lamentablemente hay un pero, las dos temporadas siguientes fueron arena de otro costal. El 2020 lo vio intentando un cambio en su mecánica de bateo. Cody olvidó el viejo proverbio que enuncia que “lo que funciona no se cambia”. El resultado fue un anémico .237 de promedio ofensivo y el peor OPS de su carrera “hasta el momento” de .789.

Cuando se pensaba que las cosas no podrían ir a peor, llegó el 2021. La temporada muerta estuvo salpicada por una operación de hombro producto de una lesión producida en una celebración durante la postemporada del 2020.

Luego  Cody tuvo un año en el que muchos perdieron la fe y dudaron de su titularidad a diario. El promedio ofensivo de .165 y un OPS + de 45 habla de las carencias ofensivas que tuvo, y de un paso que nunca recuperó. Algún flashazo en el mes de junio (justo antes de una nueva lesión) y algo de aporte durante la postemporada (.906 de OPS con 7 RBIs) fue todo lo puso sobre el azadón en su peor temporada con los Dodgers de los Ángeles.

El contrato recién anunciado es un voto de confianza de la directiva de los Dodgers que esperan los seguidores del equipo de la colina de Chávez Ravine se convierta en producción ofensiva porque resta algo de espacio salarial predestinado para la llegada de las piezas importantes que el conjunto necesita para la temporada 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba