Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

Este viernes el legendario jugador de Béisbol Luis Ulacia le dedicó unas emotivas palabras al que fuera su compañero de equipo durante muchos años, Sergio Quesada. El estelar segunda base agramontino falleció el pasado jueves víctima de un paro cardíaco.

De los 1292 doble play que logró Quesada en su carrera, la mayoría fueron en combinación con Ulacia. Ambos formaron una de las mejores duplas alrededor del segundo cojín. El que fuera uno de los mejores camareros en la historia de las Series Nacionales fildeó de por vida para un promedio de .966, producto de 397 pifias en 16702,1 innings jugados.

Con el madero Quesada también se destacó. Conectó 2025 hits, 96 cuadrangulares, remolcó 757 carreras, promedió de bateo .269 y se estafó 284 bases. Luego de su retiro como jugador activo se desempeñó como entrenador, tarea que cumplió con mucha dedicación.

Ulacia y Quesada no solo se combinaron a la perfección en el terreno de juego, fuera del mismo mantuvieron una gran amistad. Muestra de ello son las emotivas palabras que le dedicó el eterno hombre proa de las selecciones nacionales a su amigo de tantos años. Aquí les dejo la directa de Ulacia en su cuenta personal de Facebook:

«Bien, para todas las personas a las cuales admiro y quiero les digo de todo corazón que para mí una de las grandes personas, amigo, hermano, una persona fenomenal, humilde, que está dentro de mi corazón y que formó parte de mi familia, de lo que yo fuí como deportista, del cual yo me miré en su espejo por su dedicación y sencillez. Que cuando yo llegué a la tierra de Camagüey fue capaz de guiarme, de presentarme a su familia, porque vine de La Habana aquí a Camagüey sin conocer a nadie y verdaderamente le agradezco de todo corazón a Sergio Quesada Quintero. Formó parte de mí, ha sido un día muy triste, muy triste…. pero lo más importante es llevarlo en el corazón. Creo que hablar de Quesada es desearle que nuestro señor lo siga acompañando y que siga siendo lo que siempre fue en la tierra, una bella persona. Una persona que no sabía decir que no, que no molestó a nadie, que se dedicó por completo al béisbol, a su familia, una persona a la cual hay que reconocer. Me siento bastante mal, para mí, uno de mis mejores hermanos y lo seguirá siendo. Quiero agradecerle a todas aquellas personas que tenido la preocupación, la delicadeza de compartir este momento de dolor no solo con Luis Ulacia, sino con con su familia. Verdaderamente les agradezco de todo corazón a todas aquellas personas. Setgio estará en el cielo, pero estará presente en el corazón de todas las personas que lo quisieron. Muchísimas gracias a todos, que de una forma u otra me han enviado su mensaje y a todos ustedes que Dios me los bendiga de todo corazón».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio