Por Álex Fernández Fernández

El más pequeño de la dupla iría cuando terminó su carrera, directo a Salón de la Fama de Cooperstown, sin embargo jamás pudo ganar una Serie Mundial.

Pero toda su leyenda la lleva en los genes su hijo menor, incluso el swing del padre.

Se le vio recientemente pegar un jonrón en una liga infantil, que ante los ojos de los presentes fue un verdadero escándalo.

Por todo el jardín derecho la despachó el pequeño, quien batea a la zurda al igual que su padre y abuelo. Con un estilo que desde lo estético es una maravilla.

La teoría de “hijo de gato, caza ratón”, en una familia como las de los Griffey, se va transmitiendo como las leyendas… de pueblo en pueblo.

Aunque el reto de este chico si quiere superar al padre, se las trae.

Ken Griffey Jr., quien también fue por mucho tiempo el rostro publicitario de disímiles juegos de béisbol, diseñados para computación y las consolas, tuvo una carrera con números pocas veces vistos. Incluso sus cifras, múltiples premiaciones con Guantes de Oro, le hacen ser para muchos entendidos, el mejor jugador de su generación, en especial en los años 90.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio