SE ACABÓ EL SUEÑO: INDER dejó bien clara su posición sobre arrendamiento de estadios

Por SwingCompleto / contacto@swingcompleto.com

El Vicepresidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) Raúl Fornés, esclareció el debate que se ha mantenido en múltiples espacios sociales desde que se manifestó hace unas semanas la posibilidad de que las instalaciones deportivas de la Isla sean controladas económicamente más allá del entorno de esa institución.

Si bien para algunos éste era el primer paso para la profesionalización real del béisbol cubano otro grupo consideraba que era demasiado temprano para sacar conclusiones en tal sentido, mientras otros señalaron que la administración de los estadios se iba a mantener bajo las riendas del estado, aunque de un modo diferente. Y así mismo va a pasar al menos en una primera etapa.

“Vamos a evaluar las instalaciones que tenemos, en este caso el béisbol y sobre todo los estadios principales de convertirlos en empresas estatales sociales”, señaló el funcionario santiaguero, quien posteriormente agregó que el objeto social que éstas tendrían se basarían en la posibilidad de arrendar espacios que se tienen en dichos lugares.

Te puede interesar: LO VOLVIÓ a decir el Comisionado: «Si están en contra de la revolución NO los queremos»

Fornés enfatizó que se trataba de darle participación a otras formas de pago que se han comenzado a implementar en Cuba, especialmente las vinculadas con las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES).

El fragmento de la entrevista al vicetitular del organismo del deporte cubano deja todavía muchas preguntas sobre la mesa que solo serán respondidas casi en su totalidad cuando se comience a desarrollar este proceso el próximo año.

Es real que desde hace unos años ya han comenzado a laborar dentro de las instalaciones deportivas determinadas cooperativas no agropecuarias, especialmente relacionadas con la parte gastronómica. No obstante, de lo que se trata ahora es de otorgarle más autonomía económica a la empresa que asuma el control monetario del espacio deportivo.

De todas formas la gran incertidumbre en el modo de llevar a cabo esta nueva gestión dentro del deporte cubano y la inexperiencia en darle protagonismo a ciertas entidades o empresas independientes a los organismos tradicionales hacen que muchos estén bien escépticos con este particular.

A pesar de que esta aclaración de Fornés distancia un poco la idea de un profesionalismo más verdadero dentro de un béisbol que lo que sí está claro es que hace mucho dejó de ser amateur, más bien es semipro, hay entendidos en la materia y hasta funcionarios, que en un plano interno han manifestado a algunos miembros de nuestro equipo de trabajo que la pelota rentada con toda las de la ley llegarán a Cuba en menos de una década.

Vale recordar que el béisbol profesional en la mayor de las Antillas fue suprimido en 1961 por decreto oficial del INDER y hasta aquel momento la mayoría de los estadios pertenecían a personas, sociedades o compañías. Ninguna estaba en manos gubernamentales.

El estadio Latinoamericano, por ejemplo, fue construido y administrado por Roberto “Bobby” Maduro hasta que el régimen le retiró los derechos empresariales sobre el que hasta ese momento (1961) se nombraba Gran Stadium del Cerro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio