Por Robiel Vega

Tal y como ha ocurrido en todo este playoff de cuartos de final, Matanzas comenzó delante en la pizarra con par de carreras en la misma primera entrada, en la que se combinaron sencillos de Yadil Mujica, Jefferson Delgado y Erisbel Arruebarruena, que remolcó una, la otra, por error en tiro del  inicialista Eduardo García, el primero de varios en la jornada para los tuneros.

Los Leñadores también aprovecharon las falencias defensivas de sus contrarios y la alta de la tercera igualaron el choque, por boleto a Héctor Castillo, error del lanzador Renner Rivero y triple de Andrés de la Cruz que trajo las dos de los visitantes, pero en el que también se conjugó una mala acción defensiva del center field Camejo, que no jugó bien al rebote.

Pero la respuesta de los Cocodrilos no se hizo esperar y con par de careras en la baja de esa propia entrada, remolcadas por sencillos de Yariel Duque y Javier Camero. Pero el descalabro llegó en el cuarto, cuando llegaron cinco carreras sucias, gracias a dos errores, del torpedero de la Cruz y del propio lanzador relevista Annier Pérez.

La entrada la coronó nuevamente Yariel Duque, con enorme cuadrangular por el jardín central que trajo tres y puso la puntilla para la tropa de Ferrer. Pero si nueve no eran suficientes, “El Grillo” Erisbel Arruebarruena trajo dos más en el cierre del quinto, con su segundo cuadrangular de la postemporada, a un lanzamiento en zona alta, similar al de su anterior jonrón en el segundo choque de este enfrentamiento de Cuartos de Final.

La carrera que decretó el KO y que dejó al campo a Las Tunas, llegó en la parte baja del octavo capítulo, gracias a un doblete de William Luis Campillo, su primer imparable del encuentro.

Otro detalle importante en la victoria fueron los cuatro doble plays facturados por la defensa matancera, que liquidó cualquier intento de reacción tunera y mandó por los suelos el estado anímico de la tropa verdirroja; que tendrá que tomar un segundo aire si pretende regresar a sus predios para definir la serie.

Otro protagonista fue, sin dudas, el abridor yumurino Renner Rivero, que trabajó toda la ruta (ocho entradas), en la que sólo permitió tres hits y le fabricaron dos carreras sucias, una sola limpia.

La derrota corrió a la cuenta del abridor tunero Ángel Sánchez, su primera en esta postemporada y como aspecto muy negativo tenemos que los lanzadores del Balcón del Oriente Cubano permitieron 15 imparables y que salvo aquel quinto inning de del primer partido, no han podido ligar ante los serpentineros yumurinos.

El próximo encuentro está programado para el próximo lunes, 30 de mayo, a las dos de la tarde, en el propio estadio Victoria de Girón, de la ciudad de Matanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba