Por Jesús Alaín Fernández / @JesusLCA2017

¿Qué le falta por conquistar a “El Guerrero”? La noche del martes fue solo otro día en la oficina para Yunesky Maya. De eso, de la victoria de las Gigantes que se empeñan en crecer hasta las Estrellas, y del emocionante encuentre entre los dos felinos más feroces de la selva estaremos comentando hoy.

Las Águilas hicieron nido en La Romana

Lo del pinareño Yunesky Maya (2.16 de efectividad) ya no tiene precio. “El Guerrero” sigue compitiendo contra sí mismo y el tiempo.  

El más reciente duelo entre las Águilas Cibaeñas y los Toros del Este lo tuvo como protagonista. En seis entradas completas Maya sólo permitió una anotación, en la misma primera entrada, y que fue más fruto de la agresividad en el corrido de las bases de los taurinos que por un desliz del lanzador.

La tanda del equipo de casa contó con jugadores del calibre de Miguel Andujar (4-0, 3K), Josh Reddick (2-0) y Yasiel Puig (2-0 y 2 BB), sin embargo Yuneski estuvo todo el tiempo en modo “inalcanzable” para los rivales. Tres hits y dos bases por bolas (ambas a su coterráneo Yasiel Puig) fue todo lo que permitió el derecho de vueltabajo.

Francisco Peña (4-2) se encargó de  decidir en partido en la novena con cañonazo de línea sobre la cabeza del intermedista de los Toros Malquin Canelo y ante el picheo de Fernando Abad, quien cargó con la derrota. Luis Valenzuela (4-3, 1R) y Daniel Santana (4-1, 1R) también contribuyeron ofensivamente a la victoria que acerca a los aguileños (17-14) a un juego de la cima de la tabla de posiciones.

Los Gigantes tocan las Estrellas y recortan distancia

En un encuentro decidido en la primera mitad los Gigantes se confirman en la tercera plaza de la clasificación (16-15) mientras que recortaron la distancia que les separaba de las Estrellas Orientales (18-13).

Marcell Ozuna (3-1, 1HR, 2RBI) tomó la ofensiva por su cuenta y con el cuarto vuelacercas de la temporada trajo dos al plato en la tercera para dejar la mesa servida. Richard Ureña (4-1, 3B, RBI) clavó el puntillazo al cierre del primer tercio y remolcó a Moisés Sierra (3-2, 2R, 2B) hasta el home con la quinta de los potros, a la postre definitiva.

Los dos abridores (Henry Sosa y Gabriel Ynoa) no se hicieron justicia y permitieron cuatro anotaciones limpias cada uno para que luego los dos bullpenes se encargaran de apagar las luces  y no permitir ninguna libertad ofensiva.

El cubano y jugador de los Dodgers de los Ángeles Darién Núñez rebajó su Whip a 0.86 cuando enfrentó a tres rivales y les puso precio a sus cabezas con facilidad. Sus compañeros paquidermos Sam Hilliard y Junior Lake conectaron dos imparables y un jonrón percápita cada uno, por lo que el juego transitó con diferencia de una anotación por cinco capítulos sin que llegara a moverse el marcador.

Henry Urrutia (4-0) rebajó su promedio ofensivo a .303 en 33 turnos oficiales al bate y en los últimos cuatro encuentros en que ha participado tiene de 9-1 para .111 de promedio ofensivo.

El León rugió más alto en el Juan Marichal

 Doce entradas fueron necesarias para tener un ganador en el Estadio Quiqueya. Los felinos se empeñaron en mantenerse abrazados y solo un rally de tres anotaciones en la alta de la entrada 12 permitieron definir el encuentro.

El hit de Jimmy Paredes como bateador emergente trajo el desempate y luego el resto de la entrada solo se trató de comodidad para el picheo de los del Escogido. Por los ganadores Aaron Hicks (6-3), Luis Liberato (4-2) y Erick González (4-2) fueron los más destacados a la ofensiva.

Aun cuando el lanzador ganador fue Víctor Santos (4-0, 2.19) Daryl Thompson tiró por cinco entradas sin anotación mientras esparcía cuatro ponches y rebajaba la efectividad a 1.69 y el Whip a 0.84.

Los Tigres, que llegaron perdiendo a la novena entrada, lograron empatar el encuentro ante Fernando Rodney gracias a un toque de bola magistral de Emilio Bonifacio por la segunda almohadilla. Mack Lemieux fue el lanzador derrotado pero el peso verdadero del descalabro cae sobre la anémica ofensiva de cinco imparables en los 12 capítulos de juego.

Cuando quedan nueve jornadas la tabla está que arde. En Dominicana no hay nada, pero nada, decidido aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba