OFICIAL: Ministerio PIDIÓ DISCULPAS a equipo del Beisbol Cubano tras ridículo capítulo

El beisbol cubano vivió otra desafortunada historia de errores y burocracias, que hizo nacer una simple respuesta a un mayúsculo problema.

La jornada del sábado 30 de marzo acogió un hecho que enfureció a decenas de seguidores del beisbol cubano, por el tratamiento tan simple que se le dio a un tema sumamente delicado. Lamentablemente, se volvió a tocar el límite del ridículo y de la burla con lo sucedido, que puso arrobas de peso sobre la credibilidad de los protagonistas.

El origen de las vivencias fue lo ocurrido con el equipo de beisbol de Las Tunas, el que fue víctima de los problemas de logística que hunden a las actividades deportivas programadas en Cuba. La novena de los Leñadores estuvo varada varios días en la Habana, ante una serie de eventos desafortunados que los fustigó fuertemente.

Lo sucedido es de dominio público, pero lo recordaremos a grandes rasgos. El combinado oriental no pudo viajar hacia la Isla de la Juventud para dar cumplimiento al calendario del evento, ya que se rompió el transporte que debía trasladarlos al municipio especial. De esta manera fueron alojados en la Habana, pero también hubo roturas del ómnibus previsto para el retorno a su provincia de origen, lo que los hizo sufrir tremendamente durante cinco días.

Debido a todos los problemas existentes, los aficionados estaban a la espera de una respuesta convincente o de una explicación que colocara un poco de paz a la polémica, pero ocurrió todo lo contrario. La nota expuesta por las autoridades tuneras es extremo superficial e intentó enmascarar todo con una simple disculpa.

Ridículo en el beisbol cubano

«La Dirección de Deporte y la Delegación de Transporte en la Provincia de La Tunas ofrecen disculpas a los atletas y cuerpo técnico del equipo los Leñadores por las molestias causadas por la transportación durante la gira por el occidente del país», plasmó el ente rector del deporte en la tierra de los actuales campeones del beisbol cubano.

«A pesar de las acciones realizadas por la UEB Ómnibus Nacionales con el puesto de Mando Nacional de este organismo, no hubo una respuesta oportuna que permitiera el traslado de nuestro equipo y de esta manera evitar las consecuencias de lo ocurrido», expresó la mencionada fuente.

El calificativo de ridículo queda pequeño para colocarlo como acompañante a lo publicado por la dirección de deporte de Las Tunas. ¿Una disculpa?, ¿En serio?

La información emitida sembró aún más el descontento y la tristeza, al no señalarse con claridad los responsables y los procedimientos a tomar con quienes permitieron semejantes desmanes. Una visión deformada y muy pequeña del caos que se vivió hizo acto de presencia.

Al final, los deportistas fueron los afectados y los que peor salieron en esta historia. La jefatura del deporte en Las Tunas firmó un desgraciado capítulo en la fecha del sábado 30 de marzo. Otro velo de oscuridad atrapó al beisbol cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio