Por Álex Fernández Fernández

La jornada del 16 de septiembre, a pesar de que no ha sido para el puertorriqueño igual temporada a la de sus años mozos, El Mago se acordó de la varita mágica en su noche en Detroit frente a las Medias Blancas. Y el hechizo lo experimentaron Lucas Giolito y Joe Kelly desde la lomita.

Báez ya le dio el sí a Puerto Rico para el venidero Clásico Mundial. Es de los que juega con más amor que talento, y mira que precisamente esto último es lo que más le sobra. Veamos esta noche mágica del infielder, quien lleva 13 jonrones y 56 impulsadas esta temporada con los Tigres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba