Por Aliet Arzola Lima

Con hombres en segunda y tercera y un out, Arenado fildeó un roletazo incómodo de Donovan Solano pegado a la raya de tercera y logró liquidar al corredor Kyle Farmer en la goma. El cubanoamericano se lanzó de cabeza, atrapó in extremis y, rodilla en tierra, disparó con potencia y precisión al plato para evitar una carrera más de Cincinnati.

Una vez más, Arenado demostró que la anticipación y la lectura previa son dos aspectos cruciales que definen el éxito de un pelotero al primer nivel. El antesalista de los Cardinals no piensa en el momento de ejecutar, sencillamente porque antes de que el lanzador haga el wind up ya él repasó en su cabeza el espectro de opciones que se le pueden presentar y qué hacer en cada una de ellas

La clave de su éxito está ahí, en esa brutal capacidad de lectura de las variantes de juego y su anticipación, las cuales después se conjugan con sus manos de seda, su potencia y precisión en los disparos desde cualquier posición, por incómoda que sea.

Por si fuera poco, Arenado fue decisivo también con el madero. En la séptima entrada, con el partido empatado a cinco carreras, el cubanoamericano disparó un largo doble al izquierdo que remolcó a Paul Goldschmidt con la anotación decisiva del partido.

Arenado llegó a 40 dobles y a 98 impulsadas en la presente campaña, números que lo ubican en la tercera posición de ambos departamentos en la Liga Nacional.

4 comentarios en “POR AHÍ NO SE BATEA: Arenado hizo la JUGADA DEL AÑO en la antesala”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba