Por Robiel Vega/ @robielcuba87

Este sábado, 21 de mayo, se enfrentaron a los Mets de New York, en un partido donde, a pesar de caer derrotados cinco carreras por una, el paracortos antillano demostró que se entrega un 101 por ciento en cada jugada.

Ya con el choque 5×0, en la baja de la sexta entrada; Iglesias encontró corredores en las esquinas y dos outs. Al primer envío que le hizo el relevista Adam Ottavino sacó un machucón que quedó a mitad de camino entre el receptor y el lanzador. Sin perder tiempo, Patrick Mazeika, el máscara newyorkino, fue por la pelota y al llegar a ella, soltó un disparo para primera para, en primera instancia, sacar al cubano en la inicial.

La jugada fue, como se dice en el argot beisbolero, «chiquitica», tanto que la dirección de los Rockies solicitó que fuera revisada en el replay y tras varias tomas, se vio claramente que el pie de Iglesias llegó primero que la pelota; permitiendo no sólo que que se anotara su primer y único hit del juego, sino que le abrió las puertas del plato a Brendan Rodgers con la única de los locales en el encuentro.

El cubano bateó de 2-1, con un dead ball y una empujada; dejando su línea ofensiva en .306/.364/.380/.744 (AVE/OBP/SLG/OPS), remolcando su carrera número 12 de la campaña y conectando su imparable 33 en 108 veces al bate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba