Por Dency Milán

Los Bravos han gastado en Marcell Ozuna una cantidad no despreciable de 30 millones de dólares en dos años. Con un proceso de inactividad desde el 29 de mayo, Marcell Ozuna fue arrestado por agresión doméstica y, desde entonces, ha sido incluido en la lista restringida de Grandes Ligas.

El último proceso ha reducido sus cargos legales, y aunque no se sabe realmente que pasará, esta nueva actualización de su caso realmente no cambia cuál podría ser el castigo de MLB, y Ozuna será suspendido por una parte prolongada de la temporada 2022.

Último día de Ozuna en Grandes Ligas, salió lesionado y luego vino su problema de violencia domestica

Con todo esto los Bravos tienen 18 millones de dólares que pagar en 2023 y 2024 para el jugador Ozuna, independientemente si es castigado sin paga en 2022 por las Grandes Ligas. Incluso su contrato tiene una opción de un millón de dólares que los Bravos pueden ejercer en 2025.

La mejor opción pudiera ser cambiarlo a algún equipo que esté interesado o conservarlo. Ambas parecen un proceso complejo: si Marcell no juega 2022, quien dirá que pueda regresar a su nivel top, en la otra opción lo cambias y obtienes jugadores que te pueden funcionar o no, pero si lo desechas y en 2023 y 2024 Ozuna explota todo su talento, habrá votado los Bravos 30 millones en dos años y se lo regalaría, por así decirlo a otro equipo.

Muchas interrogantes tienen la gerencia de los Bravos, luego de ganar una Serie Mundial donde Marcell Ozuna no aportó nada por estar restringido.

Esta no es la primera vez que los Atlanta Bravos se encuentran en esta incertidumbre, claro el jugador en cuestión dista del que pondré como ejemplo. En abril de 2016, luego de realizar uno de los cambios más erróneos en la historia de los Bravos, Héctor Olivera golpeó a una mujer en un hotel y fue arrestado por asalto y agresión. Después de cumplir una suspensión de 82 juegos, los Bravos hicieron un trato para deshacerse de la mancha, adquiriendo a Matt Kemp de los Padres. Los Padres inmediatamente dieron DFA (Designado para Asignación) al cubano Olivera.

Héctor Olivera con los Bravos

No se puede pensar positivo en este caso, los Bravos quieren salir del contrato de Marcell Ozuna. Al menos podrán obtener la mitad del dinero de 2022, pero los equipos de Grandes Ligas no pueden permitirse la reacción de relaciones públicas que conlleva contratar a un jugador que fue acusado por abuso doméstico.

No hay maneras que la caja de los Bravos cuadre. Marcell Ozuna tiene en su contrato un salario de 53 millones entre 2022-2024, para traspasarlo a cualquier equipo que esté dispuesto, debe ser a cambio de un jugador del mismo dinero o jugadores prospectos que hagan llegar ahí.

Lo cierto es que según los reportes, Bravos siguen interesados en deshacerse  del dominicano y el posible equipo sería, los Dodgers con David Price para salir de su salario y así ambos ganan.

Muchas dudas si lo que pretenden los Bravos les saldrá bien o no, lo cierto que el dinero es mucho y Marcell Ozuna no le ha devuelto lo que esperaban de él. Esperar y quedarse  con él y que vuelva a ser un jugadorazo, o cambiarlo y que otro equipo se ahorre ese dinero y lo condene como el caso de Hector Olivera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba