AL BATE CON MODESTO: Omar Carrero y su increíble año 1976

Es difícil que otro lanzador cubano haya tenido entre Serie Nacional, Selectiva y un Campeonato Mundial en un mismo año, un promedio de menos de una limpia por cada nueve entradas de actuación

Es difícil que otro lanzador cubano haya tenido entre Serie Nacional, Selectiva y un Campeonato Mundial en un mismo año, un promedio de menos de una limpia por cada nueve entradas de actuación
Es difícil que otro lanzador cubano haya tenido entre Serie Nacional, Selectiva y un Campeonato Mundial en un mismo año, un promedio de menos de una limpia por cada nueve entradas de actuación (Foto: Ricardo López Sr.)

Por Modesto Agüero

   A propósito que el pasado día 13 de mayo se conmemoró el aniversario setenta y uno de su natalicio dedicamos este trabajo a uno de los mejores lanzadores del béisbol cubano: Omar Carrero. Para mí fue un gran privilegio ser compañeros de estudios y su amigo personal.

   Recuerdo el Tecnológico de la Caña de Camagüey, donde estudiábamos y por suerte no llegamos a graduarnos pues él no hubiera sido lanzador de Series Nacionales ni yo hubiera estudiado periodismo.

   Cuando comenzaba la época de mangos y aparecían los primeros maduritos en las matas, nosotros buscábamos a Carrero para que les lanzara piedras y los tumbara gracias a la puntería que tenía, de hecho, muy pocas veces fallaba. Y esa puntería tuvo que ver mucho con su gran control como lanzador.

   Lo cierto es que el Guajiro de Florencia como le decíamos, se presentó en el Estadio Cándido González donde hacían unas pruebas para lanzadores y lo captaron y muy pronto estaba ya en la Serie Nacional.

   Carrero tuvo un año increíble, que pienso muy pocos lanzadores en Cuba han tenido una temporada como esa.Me refiero a 1976.

AL BATE CON MODESTO: Legendario coach asegura que al Cuba Unificado “díficil que vayan peloteros de la Serie Nacional”

   Fue la Serie Nacional número 15, con el uniforme de Ganaderos de Camagüey, el mejor equipo que ha tenido la provincia agramontina, al resultar prácticamente invencible, alcanzando 29 victorias con solo nueve derrotas para 763 de promedio.

   El gran Bobby Salamanca pronunció una frase que resume la efectividad de Carrero como lanzador: «¡Qué difícil es hacerle carreras a Carrero!».

   En la XV Serie, Carrero lanzó para 0.76  como promedio de limpias, el segundo mejor en los Campeonatos Cubanos. Permitió solo cuatro carreras en 78 entradas, con cinco lechadas y ocho victorias sin la sombra de un revés. Fue líder en estos departamentos además de los ponches con 94. Esa es una, sino la mejor actuación de un lanzador en los clásicos del patio.

   Omar Carrero resultó el segundo lanzador en lograr la triple corona (en ganados y perdidos, promedio de carreras limpias y ponches). Resultó el jugador más valioso ese año.

   Pero no se detuvo allí. En un torneo mucho más fuerte como lo fue la Serie Selectiva, Carrero continuó cosechando éxitos.

   En el certamen donde intervenían solo seis equipos, trabajó para 0,62 de promedio en carreras limpias, al permitir solo ocho en 116 y un tercio de entradas, récord para ese evento. Es el único lanzador que ha bajado de una limpia por juego de nueve capítulos. Mientras conseguía otra marca importante de lechadas con seis.

   Su equipo Camagüey terminó en tercer lugar en esa Selectiva.

   En resumen entre la Nacional y la Selectiva, Omar Carrero, trabajó para un increíble 0,56 promedio de limpias con once lechadas.

   Para cerrar con broche de oro ese año 1976, Carrero ganó cuatro juegos sin derrota con 0,61 promedio de carreras limpias, en el Campeonato Mundial de Italia. Su actuación fue fundamental en el título logrado por Cuba.

   Es difícil que otro lanzador cubano haya tenido entre Serie Nacional, Selectiva y un Campeonato Mundial en un mismo año, un promedio de menos de una limpia por cada nueve entradas de actuación.

   El 27 de enero de 1981 lanzó un cero hit cero carrera contra el elenco de Las Tunas. Se retiró con promedio de limpias de 2.27, 149 victorias y 105 reveses; además de propinar mil 225 ponches.

AL BATE CON MODESTO: Árbitros de béisbol que también fueron peloteros

   Recientemente en una entrevista a uno de los más grandes bateadores del béisbol cubano, Lourdes Gurriel, me decía que el lanzador más difícil para él había sido Omar Carrero.

   Dominaba por su control con un picheo en las esquinas y en la zona baja, además de lanzar lateral y tirar por ese ángulo dos lanzamientos que rompían contrarios: la sinker y la slider.

   Lamentablemente para el béisbol cubano y los seguidores de su trayectoria, Omar Carrero falleció el 12 de septiembre de 2012 a los 63 años de edad, como consecuencia de insuficiencia hepática. En ese momento laboraba como entrenador en Brasil.

   Sus estadísticas lo sitúan sin duda alguna en el grupo de grandes lanzadores cubanos.

Licencia de Creative Commons Este obra cuyo autor es https://swingcompleto.com/ está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 

5 Comments

  1. Si Modesto magnifico lanzador, la primera triple Verdura, el mejor pcl Iosvany Gallego, record inigualables Aquino 2 nh-nr seguidos, pcl de por vida Huelga, ponchador Rogelio, muy ganador Vera y Duque, si, Carrero esta entre los mejores 20 o 30 lanzadores de esta pelota

  2. Yo tengo 60 años y como casi todos los cubanos amante de aquel besibol , voy a comentar sobre un lanzador olvidado y al que una vez Agustin Marquety me comento , Julio Rojo esta entre los 3 mejores lanzadores de la historia de la pelota cubana en proximos dias les escribire algo de este grande del monticulo que conozco desde que naci en Pogolotty Marianao

  3. Gracias Modesto, excelente tu artículo, sobre Omar Carrero, magnifico lanzador derecho, tuve la suerte de verlo lanzar, de los mejores de las SN de Cuba. Hubiera sido un excelente lanzador en las Grandes Ligas, muy inteligente y valiente, muy difícil para los derechos, pero también para los zurdos, pese a lanzar lateral, como bien tú dices esa combinación de slider y de sinker, con su recta y control, era super difícil, lo que hizo en 1976, es increíble, y mucho más sus resultados entre la temporada regular de la SN y en la Selectiva.

  4. Darse cuenta a estas alturas de la vida que uno estaba en presencia de uno de los mejores pitchers que han sido en Cuba es un privilegio de que no te dabas cuenta.

    Lo vi lanzar muchas veces en el Latino y por juegos televisados. De leyenda aquellos envíos laterales que dejaban al bateador «en Belén con los pastores» porque no sabían por dónde iba a romper aquel lanzamiento.

    Fue un temible lanzador para todos. Y si por algo lo recuerdo (aunque no lo ví, solo lo leí en el periódico) es por aquel NO HIT NO RUN que lanzó frente a Las Tunas. Una hazaña.
    Está entre los primeros lanzadores de toda nuestra historia beisbolera..

  5. Tive o privilégio de conviver e receber os ensinamentos deste grande homem aqui no Brasil.
    Juntamente com Rodolfo Puente, transformaram o Nippon Blue Jays numa das equipes mais vencedoras do Brasil na década de 90.
    Que Deus o tenha!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*