Aliet Arzola Lima

El inicialista antillano, quien apenas tiene experiencia en dicha posición, dio una soberbia muestra de reflejos y gran capacidad de reacción para capturar un lineazo de Pat Valaika que amenazaba con colarse en el bosque derecho y convertirse en un extrabase.

A la altura de la sexta entrada, con un out en la pizarra y Valaika en conteo de dos strikes sin bolas, el tirador de Memphis, Matthew Liberatore, lo retó con una recta potente en la zona alta y afuera, pero el oponente respondió con un swing violento y sólido que puso la bola en juego.

La pelota salió disparada para la banda derecha y se encontró en el camino con el mascotín de Roberto Baldoquín, quien se lanzó y se estiró todo lo que pudo para evitar que la conexión llegara a los jardines. Con ese estelar fildeo, Liberatore metió la entrada en dos outs y pudo culminar su faena monticular en paz y tranquilidad.

El tunero también tuvo una gran noche ofensiva al pegar tres indiscutibles, anotar dos carreras y elevar su promedio de bateo a .271 con los Redbirds, triunfadores en el choque de marras con score de 6×1.

En el 2022, Baldoquín no ha cometido error como inicialista luego de 30 lances en la posición, en la cual solo ha disputado tres partidos en Triple-A y seis en la actual temporada de Ligas Menores. El tunero ha desarrollado mayormente su carrera en el campo corto y la intermedia, además de algunas apariciones esporádicas en la antesala, pero su poca experiencia en la inicial no le ha impedido transmitir buenas sensaciones en estos últimos partidos.

Baldoquín firmó por los Angels en diciembre del 2014 por un bono de ocho millones de dólares, pero en cinco temporadas jugó solo entre Clase-A y Doble-A, sin opciones reales de ascender a Grandes Ligas. A inicios del 2020, con la pandemia al acecho, el tunero fue cesado por la novena angelina y se fue a probar suerte a la Atlantic League con el Lexington Legends.

En ese circuito independiente la rompió en toda la línea, con 130 imparables, 30 dobles, 14 jonrones, 48 extrabases, 90 anotadas, 75 remolques y un OPS de .999. Ese rendimiento llamó la atención de los Cardinals, que lo firmaron para un contrato de Liga Menor en noviembre del 2021.

Desde entonces, Baldoquín se ha movido entre Springfield (AA) y Memphis (AAA) sin demasiados bríos. El jugador de 28 años dejó una línea ofensiva de .203/.319/.246 en Doble-A, con apenas cinco dobles y seis remolques en 39 partidos y 138 comparecencias.

Su rendimiento en Triple-A ha mejorado en cuanto al promedio (.271), pero su baja producción de extrabases (solo un doble en 70 viajes al plato) y carreras (cuatro impulsadas) ponen en peligro su continuidad en el sistema de MLB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba