Por Antonio Palma Enseñat

Eso está sucediendo otra vez en este 2022, donde se ve un Arozarena muy ajustado al bate y pegándole muy bien a la pelota cuando más le hace falta a los Tampa Bay Rays, franquicia que se encuentra ya casi asegurada para los playoff a falta de solo diez jornadas para que concluya el calendario regular.

Este domingo el outfielder pinareño volvió a sacar a hacer una exhibición ofensiva que le permitió alcanzar algunos números notables. En su segundo turno al bate frente a Toronto Blue Jays conectó fly de sacrificio para que anotara Taylor Walls la primera carrera de los floridanos en el choque.

Lo interesante de esa remolcada radica en que rompió un empate con otros tres jugadores como los máximos impulsores del 1ro de agosto a la fecha, llegando a 41 compañeros traídos para home. El trío que dejó atrás lo componen nada más y nada menos que Manny Machado, Nolan Arenado y Willy Adames.

Por si fuera poco más tarde conectó un cañonazo por todo el medio del terreno que se fue al primer rebote y se convirtió en su doblete 41, con lo que llegó a 63 extrabases (tiene además dos triples y 20 jonrones); esto lo hace apenas el tercer jugador en la historia de Tampa con 60 o más extrabases y 30 o más bases robadas en una temporada. Antes ya lo habían hecho B.J Upton y Carl Crawford.

Si la anterior campaña fue tan buena que lo llevó a ganar el premio al Mejor Novato del Año, en esta Randy Arozarena se ha superado con creces, logrando los picos máximos de su corta carrera en hits (152), dobles (41) e impulsadas (88); y siendo la bujía inspiradora de los Rays, un equipo modesto que juega un béisbol vistoso y eso en parte es gracias a él.

“El Mr October cubano” no tiene límites y eso lo demuestra cada vez que sale al terreno, pelotero cinco herramientas que lo tiene todo para imponerse en un béisbol tan difícil como el de las Grandes Ligas.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba