Tras duro viaje y cruzar frontera, conocido jugador villaclareño llegó a Miami y QUIERE JUGAR

Por Yasel Porto

Entre el enorme número de cubanos que han cruzado la frontera entre México y Estados Unidos en los últimos meses la presencia de peloteros activos y retirados ha sido significativa. En ese grupo aparece también un jugador que vistió el uniforme de Villa Clara por varios años y que esta misma semana cumplió con su objetivo migratorio.

Se trata del paracortos de 30 años Randy Rolando Portal Jiménez, quien se acaba de asentar en la ciudad de Miami tras una extensa y compleja travesía que inició hace par de meses. Después de volar desde La Habana hasta Nicaragua con su primo, el jugador siguió la travesía hacia México donde llegó a ser apresado con grandes riesgos de ser devuelto a Cuba. Finalmente fue liberado y por fortuna solo estuvo detenido dos días al cruzar el paso fronterizo por Mexicali. El propio atleta compartió algunas fotos y videos al cumplimentar su deseo y encontrarse con familiares en Miami.

Te puede interesar: Cubano multimedallista olímpico y mundial llegó a Estados Unidos y anunció nuevo proyecto

Oriundo de San Juan de los Remedios, estuvo activo en la Serie Nacional hasta la temporada anterior y todo parecía indicar que repetiría en la edición 61 con los Leopardos Azucareros. Sin embargo, el jugador fue desestimado finalmente por el alto mando villaclareño en una decisión que él mismo me comentó se había tomado de forma arbitraria.

Portal debutó en los clásicos cubanos en 2013-14, la campaña siguiente de la coronación de los anaranjados. Luego no hizo el grado en las siguientes dos contiendas y se incorporó en 2016-17 para ser titular del campo corto buena parte del tiempo hasta el término de la 60 Serie Nacional.

Su principal fortaleza estuvo en su desempeño defensivo, toda vez que el madero del número 4 villaclareño no resaltó mucho. Dejó average de .245 con 23 dobles, 5 triples y apenas dos cuandragulares, junto a 50 remolques y 98 carreras anotadas. En 2017 tuvo sus mejores acumulados en la mayoría de los renglones de consideración.

Randy me confesó que a pesar de no haber llegado demasiado lejos en Cuba y a sus 30 años de edad, va a luchar a toda costa para insertarse en algún circuito profesional. Ya sea en Estados Unidos o en algún país en el que pueda conseguir trabajo como pelotero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba