Viyo Odelín REVELÓ el GARABATO: “Se lo enseñé a Vera y a Betancourt”

Se acerca el Clásico Mundial y cada vez se suman más noticias con referencia al evento, y en especial de Cuba, cuyo equipo fue finalista en la versión inicial.

Precisamente desde la Isla llegó el más reciente reporte de Vicyohandri Odelín, protagonista de la primera edición en 2006.

¿Alguien recuerda aquel ponche a Iván Rodríguez (Hall of Famer) en el pase a semifinales que le propinó Viyo Odelín? Pues aquello lo hizo con el famoso “Garabato”.

Del lanzamiento ya han opinado muchos receptores, incluso Ariel Pestano, pero en esta oportunidad el protagonista habló en la peña Las Cuatro Letras, reunidas en Camagüey a propósito de la Serie del Caribe.

“Cuando yo era joven veía revistas de la MLB y un día vi a Greg Maddux, el estelar de Atlanta”, así confesó de dónde le llegó el legado.

Y lo copió a la perfección, el único lanzador de Camagüey que ganó todos los títulos internacionales posibles.

“Yo en el reparto Florat, con trapos y la base de madera, hacía pelotas para jugar al taco, y ahí lo perfeccioné”, comentó.

“Maddux tomaba las costuras de una forma, pero yo luego varié ese agarre, buscaba otro para sentirme más cómodo. Depende todo de lo que quieras”, precisó.

El lanzador del equipo Cuba, que lanzó un gran partido en la Serie del Caribe de 2014 con Villa Clara contra Puerto Rico, enfatizó en el recorrido de la pelota.

“Puede hacer como una sinker o puede desviarse al otro lado”, dijo. Además aseguró que podía llegar la bola a las 80 millas y un poco más.

A lo largo de la pelota cubana varios lanzamientos han caracterizado a los mejores serpentineros de Cuba.

La curva de Faustino Corrales, o el tenedor de Rogelio García, figuran en una gloriosa lista que enloqueció a los bateadores.

Sin embargo, este de Viyo Odelín no está entre los tradicionales, de ahí su complejidad y lo curioso.

“Se lo intenté enseñar a Norge Luis Vera y a Danny Betancourt. Ya en Camagüey como entrenador necesito más tiempo con los muchachos para que ellos lo repitan”, concluyó.

Cuba no olvidará jamás ese lanzamiento de Vicyohandri Odelín. Con una rarísima y peculiar trayectoria hacia home, y que se hizo popular en aquel World Classic, el mejor de la historia para Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio