Por José Alejandro Rodríguez Zas

En un choque celebrado en el Oakland Coliseum ante una afición de solamente 3203 espectadores, Adolis vino a batear en la parte alta del noveno episodio con el juego empatado 1×1 y un corredor en primera, que significaba la ventaja, con un out en la pizarra.

Por cierto, la primera anotación de los Rangers fue impulsada por Andy Ibáñez (3-0, CI, BB, K), quien consiguió un boleto con las bases llenas en la apertura del segundo inning, ante los envíos del abridor de Oakland, el derecho Frankie Montas

El cubano llevaba un imparable en sus tres veces oficiales anteriores y era el momento en que su equipo necesitaba de él para tomar el mando del encuentro.

En cuenta de una bola sin strikes, Adolis le hizo swing a una sinker alta y pegada a 95 mph lanzada por el relevista de los Atlhetics, el derecho Lou Trevino y sacó una conexión a 89 mph junto a la raya del jardín izquierdo, llevando la pelota hasta lo último del terreno por esa zona.

El corredor Eli White había salido con el lanzamiento y, unido a su velocidad en la bases, pudo anotar desde la inicial la carrera de la ventaja, poniendo el juego 2×1, a pesar de que el camarero local intentó engañarlo, haciéndole creer que podía forzarlo en la intermedia.

El cubano llegó de pie a la segunda base con un biangular, su noveno de la temporada, impulsando además su carrera 27 en MLB 2022, líder de la armada cubana en las Mayores.

Además, con su actuación en el juego de 4-2 (doble, CI, CA, K), Adolis subió su promedio a .216, producto de 35 imparables en 162 veces al bate, incluyendo dos triples y seis jonrones, además de llegar a 24 carreras anotadas en la campaña.

Los Rangers pisaron dos veces más la registradora en ese inning, una de ellas en las piernas del cubano impulsado por un jonrón de Nathaniel Lowe para asegurar el triunfo, pero la conexión de Adolis García fue, a la postre, la decisiva.

Sin más aquí los dejamos con la conexión:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba