ENTREVISTA Yamichel Pérez: «Con Sancti Spíritus siempre pero quiero volver a jugar con Matanzas»

El espirituano llegó al equipo de Matanzas de refuerzo fuera de todo análisis y terminó siendo líder

El espirituano Yamichel Pérez llegó al equipo de Matanzas de refuerzo fuera de todo análisis y terminó siendo líder
El espirituano Yamichel Pérez llegó al equipo de Matanzas de refuerzo fuera de todo análisis y terminó siendo líder (Foto: Ricardo López)

Por Darien Medina

   Al brazo zurdo de Yamichel Pérez tiene mucho que agradecerle la afición matancera que de una vez y por todas cumplió con el alargado sueño de ser campeones nacionales de béisbol. El espirituano llegó de refuerzo fuera de todo análisis y terminó siendo líder, es el nuevo talento dentro del machacado picheo cubano.

   Con el uniforme de los Cocodrilos no conoció la derrota: nueve victorias y tres salvamentos. De hecho, en los playoffs trabajó en 15 entradas y dos tercios en las que solo permitió dos carreras, una de ellas sucia.

   En toda la campaña fueron 14 juegos ganados con tres derrotas, un promedio de limpias de 2.53, propinó tres lechadas y completó cuatro desafíos. En ninguna de sus 10 temporadas anteriores había alcanzado números de tal magnitud y para engrandecer aún más el año terminó llevándose el premio de jugador más valioso en la postemporada.

   Las actuaciones de Yamichel lo ponen a la altura de nombres que han quedado grabados en la historia de estas instancias definitivas del Campeonato Cubano. Con el talentoso zurdo espirituano pudo conversar SwingCompleto, de su experiencia en Matanzas, su decisión de permanecer en su provincia y otros temas.

La temporada pasada ha sido la mejor de toda tu carrera ¿Asumiste alguna rutina de entrenamiento particular o encontraste otras motivaciones?

   -Bueno es verdad que fue extraordinario lo que logré y te puedo decir que fue a través de un gran sacrificio desde el entrenamiento hasta la hora de descanso. También traté de concentrarme y dejar todas las cosas que me distraían a un lado y por supuesto cada vez que entrábamos a un partido trataba de estar atento a cada detalle que ocurría.

Llegas de refuerzo a Matanzas sin ser escogido en las primeras cinco rondas ¿Diste por terminada la temporada?

   -En realidad ya había dado por terminada la serie para mí, y más que estaba un poco decepcionado ya que muchos factores influyeron para que no pudiera darle más victorias a mi equipo y eso fue lo me frustró un poco y me sentía cansado mentalmente al punto de que no estaba de acuerdo al principio con seguir jugando los otros 45 partidos restantes y menos como refuerzo.

¿Cuán complicado puede resultar la integración a un nuevo equipo como refuerzo? 

   -Por un lado es difícil porque entras a un grupo de peloteros que han sido contrarios por mucho tiempo, pero te puedo decir que al final todos jugamos el mismo juego y somos como una familia sea del equipo que sea. Para mí jugar con Matanzas ha sido lo mejor que me ha pasado porque no me trataron como un refuerzo sino como un matancero más y eso quisiera agradecérselos porque fue de corazón que lo hicieron.

¿Recibió la propuesta de permanecer en Matanzas como miembro del equipo?

   -Siempre quisieron que me quedara y eso me gustaría por muchas oportunidades que podría tener, pero tengo un equipo que fue el que me vio crecer en este deporte y no quisiera abandonarlo aunque mis objetivos se rompieran, desde mi provincia hasta el campo donde vivo tengo todo lo que necesito por ahora.

¿Qué factores crees que influyeron para ese retroceso en el resultado de Sancti Espíritus?

   -Yo pienso que el apoyo y la atención en la serie 59 fue algo que nos golpeó, no fue como debía ser y que además de eso la confianza que sentíamos cuando llegamos a tener 15 juegos ganados y tres perdidos, creo que eso fue lo otro que nos traicionó, pero además de eso pienso que debemos ser un equipo más luchador y para eso con el nuevo director que tenemos será momento de poder cambiarlo.

Llegas a Matanzas a un conjunto con otras expectativas en cuanto a resultados. ¿Desde el inicio sabías cuál sería su papel dentro del staff de lanzadores?

   -Como te dije yo no me sentía motivado con mi resultado de cinco victorias y tres derrotas porque pude ganar para mi equipo tres juegos más aparte de los cinco. Al llegar a Matanzas dije “yo vengo a lanzar y en el rol que sea,  ya estoy aquí y aquí me quedaré hasta el final de la serie”, y me colocaron en la rotación de abridores y traté de disfrutar cada lanzamiento que hacia al plato y por eso es que hoy me siento feliz y sorprendido a la vez por lo que fui capaz de lograr.

La postemporada era una asignatura pendiente para el equipo de Matanzas ¿Cómo manejar la presión para alcanzar  los resultados?

   -En ese momento yo venía de una molestia en el brazo y puede que el equipo en general le hayan pasado pensamientos negativos porque es normal, pero cuando salimos al terreno fue a jugar y a cambiar esa historia que no sería por siempre, ya estábamos cerca y no íbamos a dejar que se volviera a escapar, así que todos pusimos el corazón en esos partidos y lo logramos.

Cada salida suya en los playoffs se convertía en una verdadera disertación monticular ¿Cuáles fueron esos momentos que más tensión sentiste?

   -Bueno todos los momentos aunque los disfruté  son de presión, pero cuando más la sentí fue el día del segundo partido de la final, entré de relevo en la 8va entrada con dos corredores en bases y un solo out y al primer bateador que me enfrenté lo envié a primera base por pelotazo, en ese momento mi cuerpo experimentó miles de sensaciones extrañas que me confundieron y me presionaron mucho y más con ese gran público en contra, pero volví a lo mío y dejé todo eso fuera de mi mundo.

   »Me concentré en lo que iba a buscar con Santiago Torres que era el próximo en batear y lo pude engañar con buenos lanzamientos y roleteó por el campo corto para doble play y fue ahí donde pensé que eso es un juego y que todo lo que pasa es parte de él. Sólo tenemos que buscar dentro de nuestras características como lanzador y nuestras habilidades para resolver situaciones de alta presión.

Llegar a una final no es algo que se de todos los años ¿Cuánto te ha ayudado como lanzador haber participado en esas instancias?

   -Bueno puedo decirte que yo sentía que lanzaba juegos de finales desde que tenía una nueva salida, ya era un reto para mí, en el momento que llegué a lanzar en la final ya no sentí esa presión que tienen esos partidos, me sentía muy confiado en mí y en mi equipo que cuando en el 5to partido me dieron la oportunidad de abrir y llegué al box me sentía como si fuese el lugar más tranquilo, emocionante, lindo, deseado y en paz que yo pudiera estar en ese momento.

¿Te sientes listo para cumplir todas las expectativas, luego de la gran  campaña?

   -Si estoy muy orgulloso de mi y también de la experiencia que viví y creo que no será fácil porque es un reto y una lucha de contrarios, pero si voy a poner todo mi esfuerzo ya que me di cuenta de que si se pueden lograr cosas que pensamos que no están a nuestro alcance, pero sólo se logran con inteligencia que es algo que mis entrenadores decían y muchas veces no le prestamos atención.

¿Cuánto ha cambiado en su vida personal y deportiva ese título nacional?

   -Bueno en mi vida personal no ha cambiado nada porque eso quedó en el pasado y ahora vienen cosas diferentes y en la parte deportiva si cambió mucho porque conseguí lo que todos quisiéramos lograr que es ser campeón nacional del béisbol cubano y cada cosa que hice y aprendí de mis compañeros me ayudará a la hora de resolver nuevas situaciones que se me presenten.

Comienza una nueva etapa en Sancti Spíritus con Eriel Sánchez como director ¿Crees que sea un impulso para el equipo?

   -Como te dije, quien mejor que él para mostrarnos el verdadero camino, creo que con él cómo director tendremos un emocionante ritmo y estilo de juego y también una mayor entrega de cada uno de los jugadores, es el indicado para influenciarnos en ese aspecto.

¿Cómo ha ido marchando tu preparación luego de la postergación de la Serie Nacional?

   -Es el momento más difícil a la hora de entrenar que he tenido, pero siempre he dicho que hay que levantarse de donde estés y comenzar y fortalecer la mente para que te de la fuerza y la voluntad que necesites para realizar tus rutinas a conciencia y es lo que he estado haciendo. He mantenido mi preparación física que es lo más importante, no he dejado a un lado la dieta que este es un momento donde subimos de peso y ese es nuestro principal enemigo ahora, pero como profesionales que somos debemos ser conscientes de la fuerte tarea cuando volvamos a nuestros entrenamientos y de que ahora tenemos que aprovechar todo lo que se pueda.

Vestir el uniforme del equipo Cuba quedó postergado ¿Es una motivación integrarlo?

   -En mi mente esta que sí llegará y voy a buscarlo nuevamente, porque si pude una vez, podré dos veces, sólo de eso voy hablar, porque en mi mente ya no existe la negatividad es algo en lo que trabajo a diario.

¿Estaría dispuesto Yamichel a volver jugar de refuerzo o todas las experiencias quiere vivirla con Sancti Spíritus?

   -Yo con mi equipo hasta el final, es mi familia deportiva favorita, la vida en dos ocasiones me ha dado segundas oportunidades en cosas las cuales quiero muchísimo y que nunca pasó por mi cabeza que llegarían a suceder y hasta el momento quiero una tercera oportunidad de algo y quisiera que fuese volver a jugar con el equipo de Matanzas y no me importa el año que sea.

[types field=’cc’][/types]

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*