Por Juan Páez

En el 2021, el boricua Eddie Rosario llegó como un trueno a la alineación de los Bravos de Atlanta. Fue un verdadero terremoto que removió positivamente las bases del lineup desde su arribo, tras ser adquirido desde Cleveland, hasta que el equipo se coronó campeón de la Serie Mundial. Rosario fue un verdadero héroe no solo en la ronda regular, sino también en la postemporada, algo que no pudo emular en su regreso al Truist Park.

Fue precisamente ese accionar el que le ayudó a que los Bravos le renovaran su contrato, por dos años y 18 millones de dólares, además de una opción para el 2024 por nueve millones de billetes verdes. Sin embargo, al menos en el primer año del acuerdo, tal negociación no rindió frutos para quienes empezaron la zafra como los campeones mundiales.

Luego de ser nombrado Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, Rosario llegó con un gran reciente historial. Lo que empezó muy mal en abril terminó peor: tras batear apenas para línea de .068/.163/.091 (por tres hits en 44 turnos legales con el madero) en sus primeros 15 juegos, le tuvieron que practicar una cirugía ocular que le hizo perder la acción entre el 25 de abril y el 3 de julio. Acerca de su pobre desempeño, el puertorriqueño admitió que su visión estaba borrosa.

Y aunque su ofensiva se recuperó ligeramente tras el procedimiento quirúrgico y el fatídico mes de abril, el bateo de Rosario nunca pudo igualar lo hecho en el 2021. De hecho, en 65 compromisos luego de regresar de la lista de incapacitados, apenas dio 50 inatrapables, con 11 dobles, un triple y cinco jonrones, todo esto acompañado de unas discretas frecuencias de .243/.281/.379 y OPS de .659.

Pese a que Rosario sí lució mucho mejor entre septiembre y octubre (.277/.294/.385), esta vez no tuvo la misma fortuna en la postemporada. Los Bravos perdieron la Serie Divisional en cuatro juegos ante los Filis de Filadelfia y Rosario fue titular en tres de los cuatro compromisos. Los resultados no fueron nada positivos, pues el toletero zurdo se fue de 8-0, con un ponche. Tomando los últimos dos juegos de la Serie Mundial 2021, Rosario tiene de 14-0 en sus últimos seis enfrentamientos en la fiesta de octubre.

Para el 2023, Rosario cobrará nueve millones de dólares y probablemente será el cuarto jardinero de Atlanta, debido a que este club tiene a Ronald Acuña Jr. en el right field, al Novato del Año Michael Harris II en el central y al dominicano Marcell Ozuna en la pradera izquierda. Su misión será lucir bien desde los Entrenamientos Primaverales y los primeros días de ronda regular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba