FILDEAZO CUBANO: José Iglesias volvió a brillar con el guante

Por Gian Franco Gil

El torpedero cubano de los Rockies de Colorado, José «Candelita» Iglesias, escogió la tarde histórica de Miguel Cabrera (llegó a 3000 indiscutibles en MLB) para volver a brillar sobre los terrenos de juego de las Grandes Ligas.

Durante el enfrentamiento de este sábado entre los Tigres de Detroit y los visitantes en el «Comerica Park», que concluyó 13×0, favorable a los de casa, Iglesias impidió que Jonathan Schoop llegara la inicial con un inatrapable.

Fue en la parte baja del tercer episodio cuando el antillano hizo de las suyas en el campo corto. El segundo out de esa entrada fue una joya. «Candelita» apeló sus reflejos. La conexión no era fácil de capturar. Después de hacer contacto con el bate, la esférica alcanzó una velocidad inicial de 108.9 mph y rápidamente entró en el guante antillano.

También te puede interesar: SIGUE SUMANDO: Aroldis Chapman salvó e igualó en puesto 26 de la historia en MLB

En fracciones de segundo ocurrió todo. En el momento que reaccionó el defensor la bola estaba muy cerca de su posición. Inmediatamente, la esférica picó varios centímetros antes de entrar en su guante. Entonces, se complicado aún más el lance. «Candelita» solo tuvo tiempo para dejarse caer sobre la mano enguantada. En un movimiento coordinado, se recuperó, dio un giro de 360 grados y disparó hacia la inicial rápidamente.

Un inning más tarde, Iglesias volvió a defender al lanzador Antonio Senzatela. El derecho, que había permitido cuatro carreras hasta el cuarto capítulo, soportó una fuerte línea de Robbie Grossman entre los jardineros derecho y central. El del centro cortó la bola y evitó que llegara hasta los colchones. El bateador-corredor intentó hacer doble el batazo y fue víctima de una excelente combinación.

El patrullero central, Jonathan Daza, disparó la bola rápidamente hacia la intermedia. Allí, Candelita Iglesias hizo alarde de su excelente guante, para recibir el tiro y tocar al contrario antes de que llegara al segundo cojín. De esa forma, los de Colorado consiguieron el segundo out de la entrada y evitaron que los locales continuaran anotando.

Por otra parte, el oriundo de la extinta provincia Habana, conectó un inatrapable en dos visitas oficiales al rectángulo de bateo. De esa forma, elevó su promedio ofensivo, producto de nueve imparables en 30 veces al bate, incluidos par de biangulares. Además ha remolcado dos compañeros y pisado el plato en igual número de oportunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba